“Si me va a ayudar, si no, para salirme del partido”

Durante proceso de votación de este domingo en Monterrey, militantes del PAN admitieron haber sido llevados en autos sin siquiera saber cuál sería su participación.

Monterrey

La elección del nuevo dirigente del PAN en Monterrey apuso de manifiesto prácticas como el acarreo y el ofrecimiento de beneficios a cambio de apoyos en las contiendas internas de este partido.

Entre empujones, acarreo y batucadas, el panista Iván Garza logró posicionarse con mil 335 votos como dirigente del Comité del PAN en Monterrey, contra 187 de su adversario, Gerardo López.

Con una asistencia estimada en 2 mil personas, el piso cuatro y seis de Convex) se convirtieron en sitios intransitables, entre militantes panistas que acudían a la asamblea… y personas que no tenían ni idea de lo que hacían ahí.

Una mujer de la tercera edad dijo al ser cuestionada: "vengo de la Punta de la Loma, me dijeron que viniera, pero no sé a qué".

Sabino Martínez Leija, también de la tercera edad, dijo saber que sólo iba con "el diputado" Garza por un apoyo financiero.

"Pues vengo con el diputado Garza, me dijeron que aquí lo podía ver para una ayuda económica".

Detalló que fue llevado desde la colonia Pancho Villa en un automóvil rojo hasta Convex, desde las 08:00.

Don Sabino señaló que fue el viernes cuando se le dio la instrucción de acudir a la asamblea.

"¿Dónde lo podré ver?, vengo hablar con él porque hace mucho le pedí una ayuda económica para pagar los recibos de perdido, porque pues no puede uno trabajar por mi incapacidad y él me dijo que le dijera al dirigente de mi colonia pero no sé donde dejar la solicitud", refirió.

Martínez Leija, reveló que fue una mujer identificada como Martha quien lo llevó hasta cuarto piso de Convex.

"Si lo veo (a Garza) le voy a decir que qué paso con esa promesa, me faltaba el dictamen médico pero ya lo traigo. Vengo para decirle, 'dígame si no me va a ayudar, si no para salirme del partido'. Es lo que voy a hablar con él", insistió.

No sólo don Sabino acudió en auto, como él, testigos dieron a conocer que decenas de vecinos eran transportados hasta el lugar.

El hecho de abrir las puertas a cientos de militantes panistas permitió también que en el lugar se dieran desde empujones, accidentes y dolores de cabeza a los asistentes.

Doña Paulina, otra persona que dijo ser militante panista, tuvo que ser atendida, debido a que la aglomeración ocasionó que le bajara la presión.

Cerca de las 10:00, personas desconocidas comenzaron a repartir volantes con una fotografía de Iván Garza, junto a José Serrano, operador panista; José Rojas Cardona, empresario de los casinos; el cardenal Norberto Rivera y el obispo Emilio Berllé.

"¡Qué vergüenza!, ¿así combate el PAN a los casinos?" y "El zar del juego, su tranza, sus socios", eran las frases que se podían leer en la propaganda afuera del recinto.

Pese a la atropellada elección, una batucada apoyó a Garza cuando fue presentado.

El hoy ex dirigente municipal, Enrique Pérez Villa, minimizó los incidentes y comentó que se trató de una reunión histórica en Nuevo León, al ser la primera bajo los nuevos estatutos en la que cualquier persona registrada y con al menos seis meses de antigüedad

tuvo derecho a votar.