Falta grave, utilizar drogas para fines no terapéuticos: arzobispo

Monseñor Rogelio Cabrera López opinó que el uso de drogas se puede justificar para fines médicos, pero no para otros fines.
El arzobispo de Monterrey habló sobre el decreto del papa Francisco.
El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López. (Raúl Palacios)

Monterrey

Fuera de las personas que utilizan drogas por necesidades médicas, es necesario considerar que para la religión católica el uso de drogas es algo que se debe evitar, ya que causan daños a la salud, puntualizó el arzobispo de Monterrey Rogelio Cabrera López. 

En rueda de prensa, el prelado advirtió que bajo las creencias de la Iglesia católica existe un riesgo por utilizar estupefacientes, aunque reconocen que existen casos en que es aceptable que las personas que sufren de alguna condición médica puedan acceder a éstos. 

Sobre todo, después de que se han dado a conocer casos en Monterrey en que personas no pueden acceder a sus medicamentos por las leyes mexicanas vigentes, y la reciente resolución de la Suprema Corte. 

"En la búsqueda de esa salud integral se han presentado recientemente algunas peticiones que buscan la autorización para el uso de medicamentos cuyos ingredientes provienen de sustancias de uso prohibido como la mariguana. El catecismo señala que el uso de la droga inflige muy graves daños a la salud y a la vida humana. 

Fuera de los casos en que se recurre por prescripciones estrictamente terapéuticas es una falta grave, por lo que consideramos importante que no se debe olvidar atender siempre la ley de las personas siendo respetuosos de las leyes que deben velar por el perfeccionamiento integral de los ciudadanos", aseguró Cabrera López. 

Por lo que pidió que los ciudadanos no se dejen llevar por "discusiones sin fundamentos sino buscar conocimiento profundo sobre los posibles daños y posibles beneficios de utilizar este tipo de medicamentos, apuntó. 

Sin embargo, recordó que la Iglesia católica está abierta a la libertad de las personas y las decisiones que toman en su vida, siempre y cuando se vigile que los niños y jóvenes estén conscientes de las decisiones que toman y lo que consumen para que no afecte su calidad de vida. 

"Si frenar la venta del alcohol y del tabaco a los niños y jóvenes no ha surtido realmente efecto en nuestro país, creemos que acudir a la libertad con motivo del uso de la mariguana es también estar en un tema de riesgo, sobre todo para niñas, niños, adolescentes y jóvenes. Ojalá que ahora que entre la discusión se reconozca que tenemos buenas leyes, pero una aplicación no correcta", consideró.