Solo tres personas cuidan 14 mil crías de tortugas

Representantes de la Comisión de Áreas Naturales Protegidas señalan la necesidad de más vigilantes.
A Miramar llegaron curiosos que presenciaron el momento en que el quelonio depositaba sus huevos, al tiempo que lo auxilió personal de la CONANP.
A Miramar llegaron curiosos que presenciaron el momento en que el quelonio depositaba sus huevos, al tiempo que lo auxilió personal de la CONANP. (Jesús Jiménez)

Madero

Solo tres personas resguardan 14 mil crías de tortuga lora a lo largo de 24 kilómetros que comprende la zona del campo tortuguero Miramar, producto de más de 300 que llegan a deshovar.

Los encargados hacen recorridos de vigilancia en cuatriomoto a lo largo de toda la costa pública y su extensión hacia el cordón litoral de Altamira, en busca del arribo de alguna de éstas para brindarle su apoyo en el desove de huevecillos. 

Y ellos son encargados de resguardar cerca de 300 nidos que forma la arribazón cada temporada, el traslado a los campos tortugueros y la liberación de entre 14 y 20 mil crías de tortuga lora.

Entre 100 nidos reubicados y casi 5 mil liberaciones por persona. Cabe resaltar que son apoyados por voluntarios, estudiantes y organizaciones no gubernamentales, además la Secretaría de Marina. 

Los tortugueros Roberto Álvarez, Rodrigo Hernández y Ulises Tovar, hacen estos traslados del perímetro de Miramar a bordo de una cuatrimoto, durante 5 meses continuos, los 7 días de la semana y dedicando prácticamente las 24 horas, constataron para MILENIO Tamaulipas. 

El egresado de la carrera de Biología del Tecnológico de Altamira, Roberto Álvarez destacó “no hay más personas porque los recursos no alcanzan, nosotros somos pagados por programas de empleo temporal y subsidios del gobierno, por lo mismo no es mucho lo que nos pagan, y aparte no hay recursos para más personas” señaló el entrevistado, que sin embargo resaltó el gusto por el cuidado de los quelonios. 

Al respecto, Marco Antonio Castro, representante de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) sobre la necesidad de reclutar más personal para realizar dichas tareas, declaró que durante la temporada se irán sumando más personas por bloques conforme aumenten los arribos de la tortuga lora, aunque no especificó la cantidad de personal. Posteriormente, añadió, se proporcionarán dos o tres cuatrimotos más para el patrullaje. 

Además reportó que “el número de nidos del año pasado que resguardó el corral de anidación fue de 300. Cabe destacar que el reporte de número de nidos no significa el mismo número de tortugas porque cada tortuga puede regresar a la misma playa de dos a tres veces por temporada”. 

En este caso tres personas se turnan durante 5 meses para preservar la vida de la tortuga lora, ellos hacen tres recorridos, el primero es a las 7 de la mañana, otro a mediodía y el último alrededor de las 4 ó 5 de la tarde. 

Roberto Álvarez, coordinador del campamento tortuguero refiere que “cada corrida dura alrededor de dos o tres horas y media dependiendo las condiciones de la playa, y de si encuentran alguna tortuga en el trayecto”. 

Normalmente van dos personas al recorrido para apoyarse, uno se queda cuidando el corral, y dándole mantenimiento por todas las inclemencias ambientales, por ejemplo que la malla se zafe, repararla, dentro del corral se tienen unas cangrejeras para evitar que los cangrejos depreden los nidos, limpiarlas y sacarlos diariamente”. 

Por su parte, Georgina Téllez, miembro de la Asociación La Gaviota Vida Marina señaló que este año se espera el arribo de más de 400 tortugas lora a la playa Miramar, asimismo agregó referente a los pocos tortugueros que ayudan a la conservación de la especie tortuga lora, que “eso depende de la CONANP, los recorridos están a cargo de la comisión, nosotros como voluntarios aportamos el apoyo desde 2007”. 

Cabe mencionar que las costas de Tamaulipas son las de mayor preferencia para las tortugas lora en cuanto a la incubación de sus huevecillos; la arena, la humedad y el calor ofrecen las condiciones adecuadas.