Narra testimonio sobre trata de personas en simposium

Madai Morales duró dos años  sufriendo la trata de personas en el Distrito Federal.  
Madai Morales es presidenta Honoraria de Fundación Reintegra, A. C
Madai Morales es presidenta Honoraria de Fundación Reintegra, A. C (Arturo Ramírez)

Guadalajara

En el marco del XI Simposium de Alternativas para Mejorar la Calidad de Vida de las Mujeres, una de las participantes dio su testimonio como víctima de trata de personas. El encuentro es organizado por el Consejo Ciudadano en Pro de las Mujeres


Madai Morales duró dos años  sufriendo la trata de personas en el Distrito Federal.  Engañada por un hombre que la conoció en su natal Veracruz la enamoró y le pidió que formarán una familia en la capital del país. 


Jorge, como se hacía llamar el tipo que engañó a Mudai la recibió en la central camionera. Inmediatamente la llevó a un cuarto de hotel dónde la dejó por alrededor de tres días. 


Jorge le dijo que se dedicaría a la prostitución. Ella se negó a tales órdenes, sin embargo, las amenazas la hicieron temer y obedecer lo dicho por Jorge. 


El que se convirtió en su “maestro" al utilizarla y “explicarle cómo debería de hacer el trabajo" para ubicarse a laborar en la calle Sullivan. 


Madai, ante su voluntad, se dedicó a la prostitución. Aguantar hombres borrachos y drogados fue su día a día.  


La joven trabajan, rendía cuentas y era vigilada por la madrota Alejandra Gil a quién le tenía que pagar 200 pesos durante semana y 250 los fines y quincenas como cuota. 


Además era amenazada para que no se le ocurriera tomar el dinero que los padrotes aseguraba “era de ellos". Hubo fechas en las entregaban de siete a 18 mil pesos.


Después de dos años, decidió escaparse e interponer una denuncia. Finalmente fue capturado y sentenciado Jorge. 


Ahora, Madai es presidenta Honoraria de Fundación Reintegra, A. C. Esta mañana dio una conferencia ¿Esclavismo en México?  por la erradicación de la trata de personas en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS)