Se trata de un depósito antiguo de agua, túnel encontrado en Tepatitlán

No conecta a ninguna parte, sólo almacenaba líquido; se planea reconstruirlo para evitar daños a fincas aledañas
En realidad se trata de un pozo, el cual contenía las aguas provenientes de un venero cercano y que habría sido construido por los antiguos propietarios de la finca
En realidad se trata de un pozo, el cual contenía las aguas provenientes de un venero cercano y que habría sido construido por los antiguos propietarios de la finca (Gustavo González)

Guadalajara

La estructura subterránea encontrada en Tepatitlán por trabajadores de la construcción se trata de una fosa de agua y no de un túnel y se reconstruirá para que siga cumpliendo su función y no afecte con filtraciones a las viviendas de la zona, según dieron a conocer los trabajadores de la obra donde fue hecho el hallazgo.

Ricardo Martín Franco, arquitecto encargado de los trabajos, al ser entrevistado al respecto explicó que se trata de un pozo, el cual contenía las aguas provenientes de un venero cercano y que habría sido construido por los antiguos propietarios de la finca hace varios años, al ver que en ese lugar había un pequeño manantial.

El profesionista también dijo que aunque se habla de la existencia de túneles en varias partes de Tepatitlán, estos no eran tan extensos y sólo servían para que la gente se ocultara en ellos de sus enemigos y resguardar sus pertenencias y que en el caso de bóveda hallada en el cruce de las calles Porfirio Díaz y Constitución, se trata simplemente de un pozo de agua pluvial.

Martín Franco refirió que de acuerdo al tipo de construcción, llamado “ahuacalado”, se trata de un cubo donde se almacenaba agua y hasta cuenta con un tubo de PVC que fue introducido en tiempos recientes por alguien que ya estaba enterado de la existencia de dicho depósito hidráulico, para aprovechar el líquido.

“Las paredes están hechas con la misma tierra y sólo tiene bóveda en las esquinas, para soportar la estructura, además de que los huecos hechos con los mismos ladrillos sólo eran para que la misma tierra quedara libre y ‘sudara’ el agua del venero y se juntara en el pozo”, explicaba el arquitecto.

Finalmente Ricardo Martín señaló que en ese lugar se construirá un estacionamiento y varios locales comerciales, razón por la que se está excavando de manera profunda y una vez que se concluya la remoción de tierra se procederá a reconstruir el pozo para que vuelva a quedar funcional y siga conteniendo el agua o de lo contrario afectaría con filtraciones y escurrimientos a construcciones aledañas.