“Se trata de que tengan una casa que les dure”

Una alternativa es que la gente construya sus propios domicilios.
El esquema lo impulsa el estado junto con la iniciativa privada.
El esquema lo impulsa el estado junto con la iniciativa privada. (Daniela Mendoza Luna)

Monterrey

Afuera de las casas a medio construir se encuentran estacionados los carretones de madera con todo y sus caballos. En la colonia Nuevo Milenio, en Guadalupe, tradicionalmente se han ocupado en la recolección de basura.

Instalada a las orillas de la vía del tren, finalmente luce pavimentada y en sus calles la gente no salió a trabajar, están ocupados construyendo sus casas.

En marzo de 2013 comenzó el programa de Producción Social de Vivienda Asistida: en la colonia se instaló una bloquera para que los mismos habitantes se involucraran con el material para sus viviendas.

Un bloque era para su casa y el otro para la venta, ya que se trata de un proyecto auspiciado en parte por la iniciativa privada.

Francisco Martínez “riega el firme” de lo que será la vivienda de su hijo, él es albañil y lo asesora en la construcción.

“De aquí parte todo, si los cimientos y el firme no están buenos, la casa no va a aguantar y de eso se trata, de que tengan una casa que les dure, m’ijo es jardinero, por eso me pidió ayuda, entre su primo él y yo la estamos levantando”, cuenta.

Hay 3 grados de temperatura y un poco de sol, pero tienen que seguir trabajando.

La vivienda tendrá dos cuartos, una estancia, cocina y baño; pero le dejaron frente y fondo por si luego hay oportunidad de “crecerla más”.

“Aquí vamos a vivir mi esposa, mis dos hijas y yo”, dice.

Casi todas las viviendas de la primera etapa ya tienen sus bloques en la entrada, y han tenido que improvisar y sistematizar el espacio en el que habitan, la mayoría no tiene a donde ir.

Todos colaboran, como Josué, un niño de 11 años, quien ayuda a descargar un ciento de arena para su casa, palea con seguridad mientras su padre le va dirigiendo.

Rodrigo Acero, director de Infraestructura Social de Fomerrey, cuenta que son 20 familias las beneficiadas en la primera etapa y ya tienen un 75 por ciento de avance.

Todas las viviendas han sido diseñadas según los deseos de sus dueños, depende de las personas que conformen la familia y sus necesidades inmediatas.

Ellos adquirieron un crédito con Fomerrey de 21 mil pesos y realizaron una inversión de 12 mil, la cual pagaron con mano de obra, realizando los bloques para su casa y los de la venta.

“Esto va a cambiar por completo la vida de las familias, la mayoría ya quiere hasta cambiar de giro y dejar la recolección de basura”.