Transportistas esperan aumento a $9.00 del pasaje

Esperan que el gobierno no utilice criterios electorales, dado que hay una seria amenaza de colapso económico para alto costo de gasolina y malas condiciones de calles.
La mayoría de las rutas con autorización estatal cambian su ruta en horas pico
Conductores señalan desorden en obras viales que complican paso de unidades (Milenio)

Guadalajara

Un incremento de al menos nueve pesos por pasaje es urgente para poder resolver la insolvencia en que están cayendo los subrogatarios del transporte ante la escalada de precios, sobre todo de combustible, y la deficiente planeación de la ciudad, advirtió esta mañana el secretario general del Sindicato de Avanzada de Conductores de Transporte Público (Sataej), Arnoldo Licea González.

“Creemos que debería ser de entre nueve y nueve pesos con cincuenta centavos, y que se puede dar antes de este 31 de diciembre”, ponderó, dado que una revisión estricta de los componentes de la tarifa demuestran que con la tarifa de siete pesos y todas las exigencias que se hacen a los dueños delos camiones no es viable sacar adelante este modelo de negocios.

“Hemos insistido en la despolitización de la tarifa de transporte, donde el costo del pasaje se fije en función de criterios técnicos y no políticos; sin embargo, a pesar de que en el Congreso del estado atendieron este reclamo social y ya se resolvió la reconformación de la comisión de tarifas, a pocos días de que se acabe el año no se han dado los pasos reales para determinar el nuevo costo que debe tener el pasaje”, destacó.

También criticó la disparidad en las condiciones de trabajo para la empresa privada en relación con las empresas paraestatales, Sistecozome y Servicios y Transportes; “hemos hecho pública la sangría que representa para el gobierno del estado y los transportistas que financiamos con el pago de permisos y subrogaciones a las paraestatales […] que a pesar de no ser empresas que persigan la utilidad sino una sustentabilidad financiera, trabajan en número rojos y con una deuda que crece, poniendo en riesgo su propia subsistencia, como pasa con el Sistecozome, que arrastra una deuda de 500 millones de pesos de acuerdo con la misma auditoría practicada por la Contraloría estatal, ¿cómo nos exigen a nosotros cuando ellos mismos no pueden sostenerse?”, cuestionó.

También señaló que la megainversión, superior a 18 mil millones de pesos, que se lleva la línea tres del Tren Eléctrico Urbano refleja el orden dislocado de las prioridades. “Es infinitamente mayor que lo destinado a la infraestructura para hacer funcional el servicio de camiones de transporte público”, y enumeró aspectos de costo menor que ayudarían a esa eficiencia: reforzar la superficie de rodamiento del transporte, eliminar topes, liberar el paso en áreas de tianguis, establecer paraderos dignos. “Con ese dinero ya se habría podido renovar completa toda la flota vehicular del estado”.

Esos requerimientos “han sido una constante en nuestras peticiones a la autoridad estatal, que parece más interesada en fortalecer los negocios de los constructores y grandes empresarios del transporte ante que mejorar el servicio al usuario”. Y el tema de contaminación va de la mano: los más de 200 puntos de obra reconocidos por las autoridades estatales y municipales, que en un afán electorero han complicado las vialidades, evidencia la falta de coordinación, pues no proponen rutas alternas para realmente desahogar el tráfico, y eso provoca más daños en las zonas hacia donde se desvía el tráfico”.