El trabajo infantil, una realidad en Nuevo León

Mariano va por las mañanas a la escuela y posteriormente labora en un taller de Montemorelos, donde le pagan mil 600 pesos al mes.
Trabajo infantil.
En 2015, el DIF estatal detectó 332 infantes laborando en cruceros. (Raúl Palacios)

Monterrey

Mariano Álvarez García tiene 13 años y como todos los de su edad asiste a la secundaria, aunque hay algo que lo hace diferente: después de estudiar trabaja jornadas hasta de ocho horas.

El adolescente vive con su madre y hermano en una pequeña casa ubicada en la colonia Anita, en el municipio de Montemorelos.

Ahí carecen de servicios básicos y no todos los días se tiene la seguridad de que habrá comida, los lujos están descartados.

Lo que sí es seguro, es el apoyo económico que Mariano le brinda a su mamá cada semana. Él trabaja en un taller de soldadura y muelles, donde realiza un trabajo pesado y es remunerado con mil 600 pesos mensuales.

"Me levanto, voy a la secundaria, salgo a las dos y media, llego a la casa a las tres y después me voy al taller.

"Ya estoy impuesto al sol, me dan 400 pesos a la semana"

Con su ingreso semanal, Mariano le da 100 pesos a su mamá para la despensa, abona 150 pesos de su bicicleta que le ayuda a trasladarse al trabajo y el resto lo utiliza para cubrir sus necesidades.

"Le doy a mi mamá, abono de mi bicicleta y ya me compro lo que ocupo o lo que quiera. Compro lo que me gusta, unos fritos, una coca y llego a la secundaria"

Su madre, Ana María García Luna, no lo obliga a trabajar, también se apoya con el ingreso de su pareja, ya que el papá de Mariano falleció de cáncer cuando él tenía días de nacido.

Mariano es un ejemplo de trabajo infantil, un problema que persiste en el estado y en el último año mostró un ligero incremento.

Información proporcionada por el DIF de Nuevo León, señala que en el 2015 fueron detectados 332 menores trabajando en 170 cruceros y 17 campos agrícolas.

En el 2014 la cifra fue de 320 niños, es decir, 12 casos menos. Hasta el corte de junio del presente año se tiene el registro de 150 menores activos.

Según la dependencia estatal el 60 por ciento de estos menores se concentran principalmente en Monterrey, seguido por Guadalupe y San Nicolás de los Garza.

El director general del DIF Estatal, Erik Caballero de León, explicó que el trabajo para detectar a menores es permanente, sin embargo, muchos se siguen sumando por falta de oportunidades y no siempre pueden ser detectados con facilidad, debido a que la mayoría de ellos trabaja en la informalidad.

Dijo también, que las cifras incluyen a menores migrantes que llegan a la entidad.

"Muchas veces es la familia la que a veces requiere un apoyo extra y no está bien integrada por todos los miembros, porque a veces la mamá tiene algún problema para salir adelante, un problema físico o de salud.

"Cuando es un migrante se toman acciones al respecto, porque nos pasa muy seguido encontrar a niños migrantes no acompañados que recorrieron todo su país y todo nuestro país en busca de una mejor calidad de vida y los encontramos en el crucero".

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) estima que hasta el 2013, en el estado había un millón 126 mil 970 menores de 5 a 17 años, de los cuales, el 6.4 por ciento trabajan, es decir, cerca de 72 mil 364 niños.