Este viernes se definiría si continúa demolición de torre

Abogados de San Pedro y de Desarrolladora Trinity acuden al Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa para entregar cada uno sus elementos de prueba.
Los trabajos de demolición no se han detenido.
Los trabajos de demolición no se han detenido. (Carlos A. Rangel)

San Pedro Garza García

Abogados del municipio de San Pedro y de la torre Tanarah comparecieron este jueves en el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, por lo que este viernes se podría definir si continúa o no la demolición del edificio.

Fue cerca de las 13:00 cuando abogados del municipio de San Pedro, acompañados de Arturo Quintero, asesor jurídico externo, arribaron a los tribunales para entregar las pruebas para el análisis del caso del edificio ubicado en Vasconcelos.

En el caso de la Desarrolladora Trinity, dueños de Tanarah, fueron dos los abogados que acudieron para entregar documentación al Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa.

La audiencia se desprende de un juicio de amparo indirecto promovido por la defensa de la Desarrolladora Trinity, la cual señala que el edificio es seguro y no con riesgo de colapso como expone el Ayuntamiento de San Pedro.

El pasado 1 de agosto comenzó la demolición del excedente de más de 23 metros de la torre Tanarah tras un dictamen realizado por un perito de la Ciudad de México contratado por el municipio de San Pedro, quien determinó en un estudio que la construcción del edificio Tanarah era considerada de alto riesgo.

El amparo ha sido calificado por el alcalde de San Pedro, Ugo Ruiz Cortés, como un recurso “sin fundamentos” para detener la demolición.

Actualmente los representantes y asesores técnicos de la torre Tanarah han sostenido que si bien el edificio cuenta con metros de altura construidos de más, no constituye un desarrollo de alto riesgo como lo expone la administración sampetrina.

La revisión de la estructura del edificio ubicado en Vasconcelos se da toda vez que en agosto del año pasado una grúa cayó de la torre y quebró varios vidrios estimados en 200 kilógramos cada uno.