El tiburón de Badeba fue pescado en plena veda

Representante de pescadores reconoció que es común que de manera incidental se pesquen tiburones, y si se trata de un ejemplar grande puede ser entregado con fines de estudio.
El Carcharhinis falciformis capturado pesó 346 kilos.
El ejemplar capturado pesó 346 kilos. (Cortesía)

Puerto Vallarta

La captura de un tiburón de grandes dimensiones en días pasados por pescadores de Bahía de Banderas, Nayarit, ocurrió cuando transcurre un periodo de veda y para no incurrir en una infracción debieron regresarlo al mar o entregarlo a investigación.

El especialista del Centro Regional de Investigación Pesquera (CRIP) de Bahía de Banderas, Dr. Javier Tovar Ávila, de acuerdo a la fotografía que se difunde por las redes sociales, indicó que el tiburón pertenece sin duda a la familia de los tiburones grises (Carcharhinidae). Definitivamente es menor de cinco metros.


Por la forma robusta y la cabeza chata podría tratarse de un tiburón toro o chato (Carcharhinus leucas), o bien de un tiburón prieto (Carcharhinus obscurus). Aunque el segundo es de hábitos más oceánicos, y considerando la zona donde fue capturado (cerca de la costa) sería más probable que sea un tiburón toro, el cual es de hábitos costeros.

Agregó que sin pretender caer en un linchamiento social hacia los pescadores (lo cual es común últimamente a pesar de que la captura incidental es permisible hasta cierto punto dado que no puede evitarse con los métodos de pesca actuales), advirtió que el periodo de veda de tiburón actual (que va del 1 de mayo al 31 de julio en el Pacífico) fue establecido precisamente para tratar de proteger a los tiburones que en esta temporada se acercan a la costa, muchos de ellos con el fin de reproducirse.

Dijo que es importante que poco a poco se haga conciencia entre los pescadores que esos organismos deben ser liberados si son capturados en buen estado, a fin de proteger a las especies en su etapa reproductiva. 
“Evitar capturar esos organismos permitiría asegurar que en el futuro existan tiburones para ser capturados con fines de alimentación, de lo contrario sucederá lo que ha pasado con otras especies como las tortugas o ballenas, que llegaron a niveles críticos de sus poblaciones por la sobrepesca”.


Apuntó que los tiburones son organismos muy sensibles a la sobrepesca, ya que su crecimiento es muy lento, tienen pocas crías por camada y tardan muchos años en llegar a su talla de madurez, de ahí la importancia de respetar la veda.

 

Contra la ley

 

Por su parte, el presidente de la Cooperativa de Pescadores del Rosita, Antonio Güereña Garibaldo, indicó que normalmente este tipo de tiburones son capturados con cimbra (arte de pesca) y por haber veda los pescadores incurrieron en un ilícito.

La veda es muy clara al prohibir la pesca, transporte o comercialización y las personas que incumplan o contravengan la veda se harán acreedoras a las sanciones que para el caso establece la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables y demás disposiciones legales aplicables.

“Aunque hayan capturado el tiburón de manera incidental y lo hayan sacado muerto, su obligación era soltarlo, es lo que dice la ley. En estos casos interviene Conapesca directamente por ser un ilícito”.

Reconoció que es común que de manera incidental se pesquen tiburones, y si se trata de un ejemplar grande puede ser entregado con fines de estudio, esto es, los pescadores debieron contactar a alguna institución como el CRIP para entregarlo a estudio; de esa manera, dijo, el asunto sería menos grave.