La tecnología ha sustituido a las cuadrillas de obreros

Un maestro albañil recuerda que en otros tiempos, no hace más de diez años, todavía se organizaban grandes fiestas el 3 de mayo.
Ahora hay menos obras individuales, dicen.
Ahora hay menos obras individuales, dicen. (Especial)

Valle de México

Si en Los Albañiles Vicente Leñero recreó el paisaje social y los valores de sus protagonistas, así como la eterna paradoja de la justicia y las instituciones responsables de procurarla en torno al asesinato de un velador, la escena generalizada el Día de la Santa Cruz fue el fresco vivo de una industria en crisis, producto de la edificación a mansalva de viviendas que han configurado gigantescas ciudades fantasmas o semidesiertas.

Explosiones aisladas en puntos distantes de la geografía, los cohetones desde temprana hora no sonaron como antes. Tal vez los "constructores de puentes" de descanso contribuyeron al mural de la desolación.

Ni en la zona de obras, que es toda la Vía López Portillo, con los trabajos del Mexibús y dos distribuidores viales, uno en la carretera Coacalco-Tultepec y otro en los límites entre Ecatepec y Coacalco, se observaron las tradicionales cruces.

De hecho, solo algún barrendero y alguna maquinaria pesada dieron señales de vida este día, mientras incluso algunos trabajos acusan ya actos vandálicos, como en el tramo del Mexibús en varios puntos del municipio de Tultitlán, donde los acrílicos están ya rotos.

"En este día ya no se puede mover el bote ni el bigote", expresa el "maestro" Julio Curiel Vargas, albañil de toda la vida, nativo de Villa de Tezontepec, en el estado de Hidalgo, vecino de San Francisco, en Coacalco.

"Está jodida la cosa; hay muy pocas obras, pero va saliendo", refiere, y asegura que debido a ello ha tenido que estarse desplazando a los estados de Querétaro, Hidalgo y la ciudad de Morelia, en Michoacán, para realizar su actividad.

Recordó que en otros tiempos, no hace más de 10 años, todavía se organizaban las grandes fiestas. "Olvídese: después de llevar a bendecir la cruz se contrataban bandas, grupos norteños, abundaban las carnitas, la barbacoa y, claro, la cerveza, el pulque, tequila y toda clase de bebidas, pero toda esta tradición se está acabando".