El largo caminar tarahumara por el 'sueño lagunero'

Familias indígenas llegan a pagar hasta 2 mil pesos por cada uno y recorrer hasta 700 kilómetros para llegar a la Comarca, algunos cargados de hierbas para vender o encontrar un trabajo temporal.

Torreón, Coahuila

Martha Elena sale muy temprano de su hogar en compañía de su esposo Rubén y sus tres hijos desde el poblado de Narárachi del municipio de Carichí, Chihuahua, rumbo la Comarca Lagunera en donde pasan la temporada invernal trabajando.

Luego de casi un día de camino y transbordar tres autobuses pasando por varias comunidades hasta llegar a Ciudad Cuauhtémoc y de ahí a la capital del estado, tanto ellos, como otras familias con el mismo destino llegan a la región.

Unos traen consigo plantas medicinales a la venta como el Gordolobo, Hierbanís y Epazote de Zorrillo, otros, con el objetivo de conseguir un trabajo temporal.

Dependiendo el transporte, cada integrante de las comunidades rarámuris que viaja hacia La Laguna llega a gastar hasta 2 mil pesos por persona, tomando en cuenta que en la mayoría de los casos son familias completas quienes recorren con gran cantidad de niños, alrededor de 700 kilómetros.

Al llegar a Torreón los espera un hogar donde quedarse de manera gratuita en un sitio de gran ayuda para ellos, se trata del albergue temporal del Centro de Desarrollo comunitario del DIF para integrantes de la comunidad Tarahumara actualmente aprovechado por 62 personas con gran número de niños y niñas.

Máximo Cayetano, encargado del albergue que ofrece tres alimentos al día, además de cómodas instalaciones y agua caliente durante cinco meses, señala que ha luchado por abrir cada año el refugio con la ayuda de algunas asociaciones que aportan su granito de arena para que el lugar siga funcionando.

“Siempre me ha interesado que las etnias que visiten la región tengan un techo donde quedarse. Ahí es para que ellos vivan, para que coman, para que descansen y se sientan refugiados”, expresó.

Para Máximo, más que satisfacción es lo que le genera atender a las etnias tanto en el albergue Tarahumara, como la Casa Puente del DIF, en donde prestan atención con educación y terapia a hijos de grupos indígenas como Huicholes, Mixtecos, Tarahumaras y Mazahuas.

“Los grupos indígenas son personas muy nobles, muy agradecidas".

"Nunca hago mi labor por conseguir dinero, más que nada siento una gran satisfacción de que ellos puedan tener alguien quien los defienda y oriente, pero sobre todo que tengan un lugar cómodo y limpio  a donde acudir en La Laguna”, enfatizó.

Según estima, al año llegan a la región provenientes de la sierra de Chihuahua alrededor de 500 personas entre menores, adultos y de la tercera edad.

Por su parte, Felipe González con sus 27 años ha venido a la Comarca en tres ocasiones y proviene de la comunidad de Nonoaba, población de Carichí, Chihuahua. 

Aprovecha las facilidades que presta el albergue para no gastar en hospedaje mientras vienen a trabajar.

“Es un lugar que nos ayuda mucho pues dormimos calientitos y pues no pagamos hospedaje, ni luz ni agua. En las comidas pues nos apoyan con la mayor parte y también aportamos nosotros con algunos productos”, mencionó

Al cerrarse el albergue el próximo 28 de marzo, regresarán a sus comunidades a realizar labores de agricultura y ganadería y a juntar dinero para la siguiente temporada volver a la región en búsqueda de nuevas oportunidades. 

rcm