La tala aún no ha sido detenida en el Nevado de Colima

Profepa realizó un “operativo de inspección” esta semana en la zona que es aprovechada por el ejido Huescalapa, pero no ha publicado ningún resultado.
Los abetos talados son de la especie "Abies colimensis", única en el mundo; también se han derribado árboles de Tilia mexicana.
Los abetos talados son de la especie "Abies colimensis", única en el mundo; también se han derribado árboles de Tilia mexicana. (Cortesía)

Guadalajara

La denuncia sostenida durante dos semanas por grupos ciudadanos que reclaman la tala presuntamente ilegal de bosques mesófilos de montaña y oyametales en la ladera oriente del Nevado de Colima, no ha sido suficiente para detener el problema.

La delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizó a partir del martes 23 de junio, un operativo de inspección en la zona, pero este fin de semana continuaba el descenso de camiones con troncos de oyamel, pino y otras especies. Según dijo a MILENIO JALISCO un funcionario de la estatal Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), la explicación del organismo federal es que el procedimiento no ha sido terminado.

Por su parte, Alejandro del Toro, dueño del predio presuntamente bajo aprovechamiento ilegal, Loma de la Meza, denunció que en el trabajo de la Profepa hay una violación a sus derechos dado que no fue citado para realizar el operativo, pese a detentar la propiedad legal de la zona, por lo cual, aseguró ha interpuesto procedimientos legales ante esa misma instancia, además de un amparo ante un juez de distrito, para impugnar la irregularidad.

La Profepa Jalisco no reconoce haber conocido del asunto sino hasta el pasado martes 23 de junio.

“Fue hasta el día martes […] a las 11:55 horas, que se recibió en Oficialía de Partes de la Delegación Jalisco de la Profepa, una denuncia formulada por el Lic. David Cabrera Hermosillo, procurador estatal de Protección al Ambiente, según oficio número 519/468/15, y en la cual se señala: ‘tala de ejemplares de Abies colimensis y Tilia mexicana, en un área de bosque mesófilo de montaña en el complejo volcánico del Nevado de Colima, en el municipio de Zapotlán el Grande, Jalisco; señalando que se trata de un aprovechamiento forestal autorizado, pero que se desconoce y no se señala el ecosistema prevaleciente de bosque mesófilo de montaña y a las especies señaladas para su aprovechamiento”.

Asegura la dependencia, en una nota informativa entregada a MILENIO JALISCO, que “previo a dicha denuncia, la Profepa no había recibido ningún tipo de denuncia o reporte, así como evidencias de los hechos referidos, por ningún medio oficial, como se afirma en la nota periodística […] además, en su publicación afirman que esta Procuraduría se comprometió a realizar un operativo de inspección y clausura, hecho totalmente desconocido por los funcionarios de esta delegación”.

Esta afirmación contundente de su presunto desconocimiento del tema, no impide que líneas abajo señalen: “Previo a la recepción de la citada denuncia, la delegación federal de la Profepa en la entidad ya se encontraba realizando las diligencias correspondientes para verificar tales hechos y proceder en consecuencia, con el procedimiento administrativo y medidas de seguridad correspondientes”. Parece que después de todo, los funcionarios sí sabían del problema.

Quien hizo tal tarea fue el delegado estatal de la Semarnat, Sergio Hernández, con quien se habían comprometido a realizar el operativo de inspección y eventual clausura, según la versión que dio el funcionario a este diario el viernes 19 de junio (ver MILENIO JALISCO, 20 de junio de 2015).

La autorización vigente en la zona es del ejido Huescalapa, pero Alejandro del Toro alega que el aprovechamiento denunciado está fuera de las tierras ejidales, lo que ya ha advertido en controversias anteriores. La madera, no obstante, sigue bajando del macizo forestal sin freno aparente, este fin de semana.