Cómo superar el duelo por la muerte de nuestra mascota

Para superar el proceso expertos recomiendan explicar, sobre todo a los más pequeños, la muerte del animal; posteriormente se puede pensar en adoptar a un nuevo compañero.
No hay tiempo fijo para superar la pérdida de nuestro compañero.
No hay tiempo fijo para superar la pérdida de nuestro compañero. (Especial)

Guadalajara

Despedirse del mejor amigo, quien se convirtió en un integrante más de la familia, es quizá la etapa más complicada de la relación que se tiene con un perro o gato. Los animales de compañía también tienen vigencia en su ciclo de vida como los humanos.

Por la edad, enfermedad, accidente o desaparición llega el momento en el que no se pueda estar con quien regaló momentos divertidos, travesuras, amor y enseñanzas.

En un periodo menor a dos años, Lucero Rangel y su familia se despidieron de Gruby e India, dos hembras de raza Labrador. Gruby era madre de la otra mascota y con 12 años de edad presentó sobrepeso y afectación a sus caderas, por lo que su estado de salud se complicó. En mayo 2015 fue dormida. India falleció dos meses después por depresión ante la ausencia de madre.

“Ha pasado un año seis meses y todavía se nos quiebra la voz, es como una situación en donde te das cuenta que hay veces en los que los animales te dan más que ni los seres humanos, te dan más que ni los mismos miembros de tu familia directa y es cuando tú dices ojalá y pudiéramos ser como ellos”, cuenta Lucero Rangel.

Gruby e India fueron cremadas y sus cenizas descansaban en sus respectivas urnas. Recientemente Lucero decidió utilizarlas como parte del abono que utilizó para plantar un árbol que crece de manera sana.

En la muerte de un animal que forma parte de la familia se vive un proceso de duelo. El dolor que provoca la partida del perro o gato parte de la importancia que el animal jugó en la vida de una persona o familia, a partir del amor, aceptación y atención incondicional que entregaron a sus amos.

“Las mascotas son para las familias factores protectores, no sólo son la compañía, sino también se considera a la mascota como un soporte psicológico porque la mascota reduce la sensación de soledad, la ansiedad y a veces los niveles de estrés. Aparte, la mascota nos permite crear relaciones a veces con los miembros de la familia”, destaca Patricia Villagomez, coordinadore de la Clínica de Duelo por suicidio de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En el proceso de duelo existen cinco etapas: la negación, ira, negociación, depresión y la aceptación. No hay periodos determinados en los que concluye el duelo. Hay algunas formas de hacer llevadera dicha situación.

“La familia debe permitir a todos los miembros de la familia hablar, platicar el dolor de esa pérdida. Permitir que cada uno exprese su parte emocional de esa perdida”, señala la especialista.

En caso de que en la familia haya menores de edad se debe explicar la muerte del animal. Se recomienda no utilizar frases como “se fue a dormir” porque se crea esperanza de que la mascota despertará y regresará. O tampoco utilizar el “se fue”, pues en este caso, el niño podría sentirse culpable de la huida de su mejor amigo.

Posterior a concluir el proceso de duelo se puede pensar en la adopción de un nuevo integrante a la familia. A éste se le debe permitir dar y recibir amor, sin tener la tarea de sustituir a la mascota que falleció.