Intentos de suicidio hasta en niños de nivel preescolar

Durante 2015 hasta el 8 de diciembre se habían registrado dos suicidios en Tampico, mientras que en 2016, aún no comenzaba el mes y ya van dos intentos.
Niños tristes.
A cada vez más temprana edad se cometen los intentos de suicidio en la zona. (Milenio Digital)

Tampico

Los intentos de suicidio en niños se dan hasta en edad de entre tres a cinco años, señaló la psicóloga especialista en Tanatología, Alma Hernández Galván, por lo que hace el llamado a la población en general y en específico a los padres de familia, para brindar tiempo de calidad a sus hijos y evitar suicidios en menores de edad.

Lo anterior al indicar que atendió a un menor, de edad preescolar que años atrás intentó quitarse la vida, esto fue al momento que amarró un alambre de la cabecera de su cama, para después colocarlo en su cuello, afortunadamente su abuela materna se dio cuenta antes de cumplir su cometido.

"Podría decirte que no son solamente los jóvenes los más vulnerables, porque hay niños que están entrando en esa situación y es algo en que tenemos que brindar atención, porque hay niños y adultos mayores que se encuentran en completa soledad", indicó.

Refiere que al actuar así, un pequeño, es porque se trata de un grito de defensa de "aquí estoy mírame, ámame, te necesito; en esta ocasión el niño no lo logró y se trata de un caso muy fuerte, pero salió adelante".

La psicóloga, señaló que la tecnología de alguna manera une, pero también desconecta mucho de las personas que "amamos", en el caso antes mencionado, dijo que el infante es hijo de mamá soltera, la cual entendió el mensaje, pero antes, estaba más preocupada por brindarle las cosas materiales, que sí hacían falta, pero su hijo la necesitaba aún más.

TE RECOMENDAMOS:Gloria se quedó inválida tras aventarse del puente

Por esta razón, indicó que la sociedad debe poner atención en este tipo de situaciones, pero está más ocupada en estar satisfecha materialmente y económicamente, y no en brindar espacios de importancia, por eso sugiere vivir aquí y ahora, valorando a quienes se encuentran alrededor.

Hernández Galván, señaló que al entrar a uno de los meses más bonitos y llenos de amor, aunque para algunos otros se convierte en los más difíciles, porque es donde las cifras de suicidios se incrementan y este tipo de actos, son los que vienen a enlutar a más de una familia.

Refiere que se trata de un mes frío, que varios asocian con la soledad en la que viven muchas personas y en las que no se dan cuenta, por ello indicó que es importante que las personas se demuestren amor, a través de los abrazos, que haya contacto, ya que eso puede ser la diferencia entre tomar una decisión o no.

Indica que una persona que va a suicidarse, comienza a enviar mensajes de despedida, esto como si fuera a salir de viaje y debido a que no se tiene la consciencia, más que para ocuparse en temas como el trabajo, no nos "podemos dar cuenta de ello".

"Empieza a despedirse, pero creemos que la vida la tenemos permanente y no entendemos, pasando por alto estos mensajes, cuando realmente se ha tomado una decisión y que en un par de días él, ya no va estar ahí", indicó.

Manifiesta que debido a estas alertas que se lanzan directamente a la familia más cercana (mamá, papá, hermano con quien tiene más confianza), la culpa cae directamente en ellas, cuando realmente no es así, aunque hay en quienes es muy difícil darse cuenta debido a su comportamiento siempre alegre.

"No hay un patrón de las personas que se quieren quitar la vida, hay quienes se pueden identificar antes, debido a problemas de depresión, pero hay quienes siempre están riendo, jugando y que jamás te vas a imaginar que mañana se van a suicidar", indicó.

Por esa razón, la especialista recomienda amar y respetarse, solamente así se puede ser sensible a las situaciones que los demás viven y en algún momento identificar a unas personas con este tipo de pensamientos.

Sobre el tema, el psicólogo Óscar Obregón Palacios, refiere que en caso de las personas mayores es en este mes cuando se presenta el "síndrome del nido vacío", porque se comienza a ver que se está solo, que los hijos no están, lo que lleva a un punto de pensar, en ya no querer vivir.

Refirió que anteriormente atendió a un par de personas que al pasar por un mal amoroso, pretendían acabar con su vida y a través de la hipnosis, en la cual se él se especializa, logró recordarle que sus familias son lo más importante, superando el problema y actualmente, debido a su avance, solamente lo ve para reforzar sentimientos y autoestima.

También recordó el caso de una señora, quien le habló de manera desesperada, porque se encontraba en el velorio de su esposo, él se había ahorcado en su habitación, dejando una nota póstuma diciendo que la única culpable era ella.

"Imagínate, si de por sí, cuando una persona pasa por esa situación se siente culpable y con este tipo de casos, fue bastante difícil, porque el grado de culpa es enorme, porque había mensajes que ella no entendió, pero aquí lo que detonó era que se encontraba tomado, que de alguna manera inhibe la parte frontal del cerebro, que es la de la toma decisiones".

Te Recomendamos: Aumentan suicidios en Tamaulipas:Inegi 

JERR