CRÓNICA | POR JESÚS ALBERTO GARCIA

"Si te portas mal te vamos a mandar a la guerra"

El sorteo de la Sedena está lleno de gritos y nervios por la suerte de jóvenes.

Querían sacar “bola negra”
Querían sacar “bola negra” (Jesús Alberto Garcia )

Tampico

En el marco del sorteo del Servicio Militar, al que acudieron mil 918 jóvenes de Tampico, hubo uno que se acercó al coronel del 15 Batallón de Infantería de Sedena, Jorge Osornio y le pidió no marchar, pero no fue porque no quisiera, si no por problemas en su columna vertebral.

Fue el Auditorio Municipal de Tampico la sede del sorteo de conscriptos categoría 1998, que desde las 7 de la mañana llegaron para conocer la forma en la que obtendrían su cartilla militar, ya sea a través del servicio o de forma directa, sin esfuerzo alguno.

Te Recomendamos:Recupera Sedena dos vehiculos robados en Tampico 

Mientras la Banda de Guerra de la Secretaría de la Defensa Nacional formaba parte en la ceremonia de inicio, algunos padres de familia esperaban afuera a sus hijos ya mayores de edad, mientras que otros más hábiles se colaron para estar con sus hijos en las gradas.

Las autoridades que encabezaron el evento fueron el coronel Jorge Osornio Velazquez, el general del sorteo Ramiro Salazar Bustos, Magdalena Peraza Guerra, alcaldesa de Tampico, así como algunos integrantes del Cabildo de Tampico.

La espera en el Auditorio puso creativos a los casi 2 mil jóvenes presentes, ya que aprovechaban cada vez que alguno de los presentes se paraba al baño para gritarle de todo, hacer sonidos, rechiflas y palabras utilizadas para tratar de poner en duda la hombría de otros.

Por fin comenzó el sorteo después de las 10:00 de la mañana. Una niña fue la mano santa, la responsable de sacar las pelotas de la ánfora y así definir el sorteo.

Fue una locura la primera bola que salió, que fue negra. Los gritos en el Auditorio Municipal, tradicional por albergar combates de lucha libre, se incrementan cada vez que salía una bola oscura; sin embargo, los decibeles se salieron de control cuando salió la primera bola blanca, el primero que “marcharía”.

Al final del protocolo el mando acompaña a la alcaldesa de Tampicoa la salida porque se tiene que retirar, de repente, un joven de 1.80 metros de altura lo intercepta y con voz quebrada, les dice: “no puedo marchar”.

El angustiado joven explica al coronel que tiene problemas en la columna y su mamá le dice que no marche, entonces, al notar el momento, Magda Peraza se adelanta a contestar y dice: “si te portas mal te vamos a mandar allá donde hay guerra”, a manera dechascarrillo, y sí funcionó, porque los escoltas de Jorge Osornio se ríen discretamente.

El mando de la Sedena lo oye y luego le dice: “escucha lo que te toca, si te toca marchar vas al Batallón, te hacemos exámenes médicos y te libras de esto, se te libera la cartilla”. 

Te recomendamos:Reportan en la Sedena mas delitos comunes 



IMRJ