Mover al mundo es posible sin dañar el planeta: Pierre Comptdaer

Solar Impulse es un avión que con energía solar le dio la vuelta al mundo; el piloto, Bertrand Piccard, dice que las energías renovables son esenciales para resolver retos actuales.
Para realizar el vuelo enfrentaron muchos desafíos como maximizar el rendimiento de las celdas solares.
Para realizar el vuelo enfrentaron muchos desafíos como maximizar el rendimiento de las celdas solares. (Especiales)

Naucalpan

Con el proyecto Solar Impulse, que es un avión que con energía solar dio la vuelta al mundo, Pierre Comptdaer, presidente y director general de la empresa suiza ABB, dijo que se demuestra que es posible mover al mundo sin dañar al planeta. Durante la presentación del Bertrand Piccard, piloto del Solar Impulse, dijo que las energías renovables son esenciales para resolver retos actuales como es el cambio climático, asociado a los combustibles fósiles y el aumento del consumo de energéticos.

"La energía solar es la energía renovable más abundante en la tierra y una excelente alternativa para la independencia de las fuentes fósiles", abundó el directivo de la empresa ABB (ABBN: Six Swis Ex), líder en tecnología pionera de productos de electrificación, robótica, automatización industrial y redes eléctricas en potencia.

Informó que para concretar el vuelo alrededor del mundo, se enfrentaron muchos desafíos que ABB tiene en resolución, como maximizar el rendimiento de la energía de las celdas solares, integrar energías renovables en los sistemas de distribución de energía eléctrica e incrementar la eficiencia de la aeronave.

TE RECOMENDAMOS: Tromba en Toluca deja saldo de 66 viviendas afectadas

"Nuestro legado ha sido siempre el ser pioneros en desarrollar tecnología innovadora y estamos seguros que Solar Impulse inspirará a una nueva generación que adopta la innovación y la tecnología para resolver los retos más grandes del planeta".

Abundó que el avión navegó por los cielos con la energía del sol, representa el futuro de la aviación, donde la empresa suiza estuvo atenta cada kilómetro que voló el doctor y piloto Bertrand Piccard, "día y noche, en los climas y circunstancias más extremas, pero sin duda que fue un extraordinario viaje".

Durante los 40 mil kilómetros de la ruta del vuelo, Solar Impulse hizo escala en Asia, América del Norte, Europa y África, así como en el Mar Mediterráneo y la Península Arábiga, además se establecieron nuevos records en la aviación, entre estos, el de mayor duración de un avión en solitario (117 horas y 52 minutos) en el tramo de Japón a Hawái y la primera travesía del Océano Atlántico en un avión solar.

KVS