Arzobispo llama a prepararse ante sismos en NL

Monseñor Rogelio Cabrera López indicó que en las iglesias se cuenta con un plan de evacuación que contempla al menos dos puertas en las capillas.
Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey
Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey (Raúl Palacios)

Monterrey

Ante la actividad sísmica que se ha generado en la entidad, la Iglesia católica llamó a Nuevo León a prepararse ante la posible llegada de temblores de mayor intensidad.

Se tiene que preparar a los menores de las escuelas y a todos los que están en las oficinas, destacó el arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López.

"Aquí también tenemos que prepararnos para un caso que ojalá nunca llegue de un sismo de más grados de intensidad.

"Hay que preparar a los niños en las escuelas, hay que preparar a todos los que están en las oficinas porque Monterrey tiene muchos edificios de altura donde se dificulta si no hay una estrategia puede haber algo que lamentar", expuso el prelado.

Para preparar a la ciudadanía, sugirió, se pueden hacer simulacros donde aprendan a reaccionar en casos de un sismo.

"Creo que no hay que confiarse (que no es zona de sismo), ya hemos tenido anuncios pequeños que también en Nuevo León tiemble.

"No sé si ellos tengan los estándares de pronóstico, pero de todos modos como la situación de la naturaleza es cada vez más sorpresiva, nadie puede decir que aquí no ocurrirá, más vale estar preparados", mencionó.

Si bien reconoció que hasta el momento las iglesias de la entidad no cuentan con un plan de contingencias, se cuenta con un plan de evacuación que contempla al menos dos puertas en las capillas.

"Por lo pronto (el plan) es que todas las iglesias deben de tener al menos una segunda puerta, que no sean iglesias de una sola puerta, esto ya lo tenemos legislado que todas las capillas como la Catedral siempre esté abierta la puerta central y al menos una puerta lateral", señaló.

Urge solución en río Pesquería

En tanto, en relación al tema de la contaminación del río Pesquería, monseñor Rogelio Cabrera mencionó que más que sancionar a los responsables, urge una solución para sanear el cauce.

"Una vez que se ubican los problemas, se tiene que llevar poco a poco la solución porque lo de pesquería no es de hace cinco años, sino eso ya tiene decenios y esto resulta muy complicado volverlo a restablecer, ojalá y las empresas que están a lo largo del río y las colonias eviten descargar aguas contaminadas", señaló.

Por otra parte, en el caso de los policías de Cadereyta que prestaron armas a estudiantes de una secundaria en el municipio de Santiago, fue calificado por el arzobispo de Monterrey como un acto irresponsable.

"Son irresponsabilidades que deben de evitarse, todo policía sabe que tiene códigos que respetar y ojalá y nadie se de libertades que no debe darse", indicó.