Golpe de calor, el peor enemigo del deportista

El golpe de calor por ejercicio puede presentar síntomas limitados: calambres y ligero malestar.

Guadalajara

Desgarros, deshidratación, insolación y golpe de calor, figuran entre las principales afectaciones que puede padecer un deportista al realizar sus ejercicios durante esta temporada. Así lo puntualizó Suye Suenaga, médico asistente de los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara.

"Para el deportista la principal afectación será la deshidratación, también se pueden presentar desgarres, calambres, cualquier tipo de lesión muscular, insolación o golpe de calor, que eso ya es una emergencia. En estos tiempos por las temperaturas nuestro cuerpo requiere de más hidratación.

"Hay que tomar de dos a tres litros de agua al día, la rehidratación va más allá de las horas de entrenamiento y es recomendable beber rehidratantes orales además de agua natural".

Según las recomendaciones del Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud (Cenetec), los pasos a seguir cuando se presenta un golpe de calor son los siguientes.

· Colocar al paciente en un lugar fresco o cuando menos a la sombra, aflojar sus ropas y aplicarle paños húmedos.

· Darle de beber agua y en caso de vómito suspender la administración.

· Trasladar al afectado de manera inmediata a la unidad médica más cercana.

Según explica la Cenetec, el golpe de calor por ejercicio puede presentar síntomas limitados: calambres y ligero malestar. Sin embargo en ocasiones el afectado puede desarrollar los síntomas del golpe de calor clásico como son la somnolencia, cansancio, nauseas, vómitos y zumbido de oídos. Pueden desarrollarse alteraciones del estado de consciencia hasta el coma.

A tomar en cuenta

En los casos más serios, los pacientes pueden presentar lesión en los riñones, corazón, hígado y pulmones. Por ello es vital una buena hidratación y evitar ejercitarse en horas donde arrecia el calor.