90% de los siniestros son provocados por actividades humanas

Probosque ofrece cursos para mejorar técnicas de combate a conflagraciones.
Los bomberos están preparados.
Los bomberos están preparados. (Tania Contreras)

Naucalpan

Personal de Protección Civil de Naucalpan realiza recorridos e inspecciones en las zonas susceptibles a incendios, no solo por el riesgo que conlleva un siniestro en zonas abiertas, sino por la conservación de las áreas verdes y las zonas arboladas.

Los sitios más frecuentes de las conflagraciones, principalmente de pastizales son San Francisco Chimalpa, Santiago Tepaltlaxco, Villa Alpina, el Cerro de Moctezuma, bosque de Los Remedios y en algunas comunidades de la zona urbana, detalló personal del organismo.

Consideró Protección Civil que las acciones emprendidas por los bomberos y las dependencias del gobierno municipal tienen la capacidad para reducir considerablemente el número de siniestros, además de las medidas preventivas.

Sobre el tema de la capacitación, el funcionario comentó que los integrantes de esta dependencia han asistido a cursos para perfeccionar sus técnicas al enfrentar incendios forestales que ofrece Probosque.

Algunas de las técnicas que usan los bomberos para atender siniestros en zonas boscosas son: efectuar brechas corta fuegos, realizar quemas controladas para delimitar el área del incendio, así como acciones de sofocación directa del fuego y por enfriamiento cuando las condiciones atmosféricas lo permiten.

Esta capacitación también contempla el combate y prevención de riesgos en el municipio de Naucalpan, de origen geomorfológico, hidro-meteorológico, químico y socio-organizativo, agregó el organismo.

A la fecha, el cuerpo de Bomberos y de Protección Civil está conformado por unas 150 personas además del equipo necesario para combatir un incendio, dijo el representante del organismo.

Debido a que durante la temporada de estiaje la humedad ambiental se reduce, se traduce en una vegetación seca que en el momento de que ocurre un siniestro, éste se expande con mucha mayor velocidad.

Con base en cifras del organismo, en 2011 se registraron 277 incendios, por lo que se aplicaron medidas preventivas para que no se enfrentaran situaciones similares durante 2013 y 2014.

Sobre las causas que originan estos siniestros tanto en las zonas urbanas como en los sitios forestales, Protección Civil detalló que solo un 10 por ciento se propiciaron por la sequía, el 90 por ciento restante fueron provocados por actividades humanas.

También refirió que durante la presente temporada de estiaje no se han registrado incendios de consideración en zonas urbanas o forestales.