Retiran facultades a síndico de Tlaquepaque

Madrugan a regidores: el gobierno municipal cedió poder general judicial y extrajudicial en materia laboral a otras dos personas.
Además de facultades y comisiones, al síndico se le retiro gran parte del personal
Además de facultades y comisiones, al síndico se le retiro gran parte del personal (Maricarmen Rello)

Guadalajara

En polémica sesión ordinaria, el Ayuntamiento de Tlaquepaque aprobó por mayoría ceder el poder general judicial y extrajudicial para pleitos y cobranzas y para actos de administración en materia laboral a dos personas que se presume son abogados, de los cuales los regidores ni siquiera sabían sus trayectorias ni los motivos para ser seleccionados en dos iniciativas presentadas por la presidenta municipal María Elena Limón, quien siguió minando así la facultades del síndico Juan David García Camarena.

En la primera iniciativa se cedieron facultades de representación jurídica plena, en materia laboral a Carlos Efraín Arias y en la segunda a José Luis Salazar Martínez. El tema no estaba en el orden del día y sorprendió al propio síndico municipal, tanto como a regidores de oposición, quienes incluso solicitaron se leyera de nueva cuenta las propuestas a votar.

La coordinadora de la fracción edilicia del Partido Acción Nacional (PAN), Carmen Lucía Pérez Camarena, lamentó que no se hiciera llegar antes la información de un tema tan delicado.

“No nos fue circulada la iniciativa. Se habla de otorgar poderes generales a Carlos Efraín Arias, yo quisiera preguntar quién es él, qué perfil tiene, qué profesión, si es funcionario del Ayuntamiento, si es externo, cómo se le va a pagar, a quién le va a rendir cuenta… ¿en dónde queda la representación legal del síndico?”, planteó la regidora.

Sin embargo, la regidora se quedó sin respuestas pues Limón se limitó a contestar que la documentación estaría disponible en la Secretaría General, al término de la sesión. Resaltó además que “el órgano de gobierno es la máxima representación del municipio conforme al artículo 115 de la Constitución, por lo tanto puede transmitirla también (la representación) a las personas que requiera para no dejar indefenso al municipio”.

Carmen Lucía Pérez reiteró que no sólo se trataba de un asunto de falta de transparencia sino “de falta de respeto” al cuerpo colegiado.

Por su parte, el síndico advirtió que debían apegarse a derecho y no extender la facultad a actos de dominio, como se planteaba al asignar a uno de los abogados, lo cual se eliminó.

Antes, en la misma sesión del pleno, la presidenta municipal se quejó de que el síndico tenía un rezago en la firma de dictámenes y solicitó nombrar como presidente de la comisión de Reglamentos a Miguel Castellanos, en sustitución de Juan David García.

En entrevista posterior, el síndico municipal dijo desconocer quienes son las personas que se nombraron a cargo de los juicios laborales y aseguró no haber desatendido esa función.

“Yo estaba contestando de manera personal, suscribiendo o revisando cada una de las demandas… no tengo conocimiento que se nos haya vencido algún término”, dijo, tras admitir que “hay diferencias” con la alcaldesa Limón, que se pusieron de manifiesto desde la sesión pasada.

Además de facultades y comisiones, al síndico se le retiro gran parte del personal, por lo que no descartó buscar algún recurso, si se le pretende minar más su labor.