Sindicalizados de San Nicolás protestan en el Congreso

Acusan a la administración municipal de no proporcionarles las herramientas de trabajo necesarias; aseguran que el alcalde Pedro Salgado no ha querido recibirlos.

Monterrey

Trabajadores sindicalizados del municipio de San Nicolás de los Garza protestaron en el Congreso del Estado en contra de la administración municipal del alcalde Pedro Salgado Almaguer, por la falta herramientas y productos para realizar sus labores cotidianas, y porque el munícipe se niega a dialogar con ellos.

Más de 200 trabajadores inconformes, que laboran en guarderías municipales, denunciaron que al personal que desempeña actividades similares, pero que son de confianza, sí les dan el equipo necesario.

Los manifestantes permanecieron por más de una hora afuera del Congreso del Estado y fueron encabezados por su líder, Melesio Muñoz Patlán, quien se entrevistó con algunos diputados, entre ellos el del Partido del Trabajo, Guadalupe Rodríguez.

Dijo que espera que no se trate de ninguna venganza político-partidista en contra de los sindicalizados a una semanas de que haya elecciones para renovar la alcaldía.

Mencionó que espera que tampoco haya revanchismo como sucedió en otros municipios administrados por el PAN, luego de un proceso electoral interno.

“La actual administración del municipio de San Nicolás de los Garza tiene la obligación de sostener cuantas reuniones con el comité del sindicato y resolver su problemática. Nuestro llamado es para que, mediante el diálogo responsable y maduro, superen los problemas y se resuelvan los conflictos de intereses por el bien de los habitantes de San Nicolás de los Garza.

“Sin embargo, no queremos dejar de mencionar las posturas de cerrazón al diálogo del actual presidente municipal  y del secretario del Ayuntamiento, ya que todavía no se han prestado, no se han tomado la molestia de recibir al comité sindical, ni han manifestado tener la más mínima disposición para tener contestación a sus peticiones”, declaró Guadalupe Rodríguez.

La actual administración municipal, de Pedro Salgado, ha sido cuestionada por la excesiva intolerancia en que ha caído, y por anomalías y posibles actos de corrupción a lo largo de estos tres años.