Una simulación la obligación de diputados acudir a laborar

Se estableció en la Ley Orgánica que debían estar en sesiones de Comisión y Pleno; sin embargo, son ellos mismos quienes tendrían que sancionarse.
Entre los diputados faltistas destacan siete panistas.
Entre los diputados faltistas destacan siete panistas. (Especial)

Guadalajara

La obligación que se estableció en la ley para que los diputados acudan a las sesiones de comisiones y Pleno es una simulación, porque no hay una sanción en caso de incumplimiento, afirmó el presidente del Congreso Ciudadano, Bernardo Jaén Jiménez.

En entrevista, recordó que La Ley Orgánica del Poder Legislativo fue reformada para garantizar el quórum (número mínimo de miembros) en las reuniones de trabajo, pero al ser los mismos diputados quienes deben llevar los procedimientos y sancionar: no se aplica.

MILENIO JALISCO dio a conocer que, pese a estar establecido en la ley, en el Congreso del Estado no hay un procedimiento para que se descuente a los diputados un día de salario cuando faltan sin justificación a una sesión de Pleno.

Solamente el diputado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Miguel Castro Reynoso, entregó a este diario documentos para aclarar que sí le han descontado los días correspondientes a las cuatro faltas injustificadas al Pleno, aunque él tuvo que pedirlo. Dos corresponden a días que posteriormente pidió le fueran descontados y dos más a una licencia sin goce de sueldo; en ambos entregó copias de su recibo de nómina, en los que aparece la retención, que incluye otros tres días por sesiones a las que llegó tarde.

Además, Castro Reynoso dijo en entrevista que el descuento tendría que aplicarse de manera automática porque así lo prevé la ley. Sin embargo, en su caso sólo se hizo a partir de que él lo solicitó.

Según la información que aparece en la página web del Congreso del Estado, se han registrado 1,083 faltas o retardos de los diputados a las sesiones de asamblea, de las cuales 53 son injustificadas. Sin embargo, ni siquiera en estos casos se han hecho los descuentos.

Además, en el caso de las faltas justificadas, que son 468, basta que un diputado redacte su propio memorando, en el que señale que no acudió a trabajar por encontrarse en labores inherentes a su función, sin que deba acreditarlo.

Entre los diez diputados que más faltan a sesiones de Pleno hay siete panistas: Juan Carlos Márquez, Guillermo Martínez Mora, Jaime Díaz Brambila, Mariana Arámbula, Elías Íñiguez, Gabriela Andalón y Hernán Cortés Berumen, así como dos de Movimiento Ciudadano: Alberto Esquer y Fabiola Loya (quienes ocupan el primero y tercer lugar en inasistencias y retardos, respectivamente), y la perredista Celia Fausto Lizaola.

Además, hay casos como el de la diputada priista Myrna Rodríguez, quien de seis sesiones de Pleno a las que tendría que asistir, desde que entró como suplente, solo ha acudido a dos. En tres presentó un justificante y a otra llegó tarde.

Bernardo Jaén señaló que los diputados son quienes aprueban las leyes que deben cumplir, pero “ellos mismos las violan. Este es un tema antiguo, sobre la participación de los diputados en las comisiones, que tienen que sesionar una vez al mes y no lo hacen, y la otra es su participación en las sesiones de Pleno, que ya estaba normado que si no asistían se les iba a descontar el día, pero no se ha cumplido”.

Consideró que el Congreso tiene las instancias para sancionar las faltas, lo cual podría ser a través de las comisiones de Administración y Responsabilidades, así como la Secretaría General, que deberían revisar que los funcionarios del Poder Legislativo cumplan con la ley.