Tres siglos de conquista y aculturación

La historia explica las fortunas diversas de los pueblos de la sierra; los nayeri eran la cabeza cultural y política, por eso fueron más golpeados.

Guadalajara

Mientras las autoridades políticas y culturales del estadode Nayarit parecen hoy más fascinadas por la imagen y el exotismo de los wixaritari (huicholes) que habitan suinestable frontera con Jalisco, la historia de tres siglos parece confirmar quelos coras o nayeri -que le dieron aesta entidad federativa el nombre- fueron los “hermanos mayores” de la sierra.

El antropólogo Víctor Téllez, de la Universidad deGuadalajara,  sostiene que el destino delos tres pueblos (incluidos los tepehuanos u o´dam ) se definió en esa conquista militar, la última de la fasecolonial.

“Antes de la conquista definitiva de la zona, losterritorios estaban organizados política y religiosamente; por ejemplo, los temploshuicholes circulares o tokipa, iban apartir de los más pequeños en una jerarquización de cada protocomunidad; elconjunto de varios tokipas son unaunidad política,  supeditada a un cacique,el cahuitero, que en el pasado tenía poder político, y estos a su vez ligados alos cacicazgos más poderosos, que en diferentes momentos fueron los cazcanes,los tepecanos de Bolaños o los coras de Nayarit”, señala el investigador.

Al interior del mundo de los wixaritari, la comunidad mayorera Santa Catarina Cuexcomatitlán o Tuapurie,como lo demuestra su inmenso templo. La estrategia de evangelizaciónfranciscana fue minar ese poder y fortalecer a la vecina San SebastiánTeponahuaxtlán o Waut+a. A nivelregional, el embate fue contra los nayeri.

“Culturalmente todos comparten elementos, es algo queantropólogos como Philip Weigand lo llevaban a hablar de la zona nayarita o elgran Nayar, en cuanto a que coras, huicholes y tepehuanes compartían el cultosolar, la realización de los mitotes, el culto a los antepasados a través delas momias; los coras nayaritas comenzaban a ser los nuevos líderes regionales,ellos hasta 1722 recibían tributo de huicholes y tepehuanes, lo cual apunta a unaunidad política interesante, pero el proceso de la conquista rompe con esteesquema, hoy tenemos referencias del tributo de huicholes y tepehuanes, lesdecían ‘nuestros hermanos mayores’; los huicholes llevan todavía ofrendas alugares muy específicos en El Nayar, como en algunas partes del río Bolaños oen San Lorenzo Azqueltán”, lo que para el estudioso revela esas viejas ligasculturales.

Así, el templo del gran Nayar, en Mesa del Nayar, “sería unejemplo de esta hegemonía […] Mesa del Nayar era la sede política y religiosamás importante de toda el área entre los tres pueblos, y para borrarlo, los conquistadores,aparte de que destruyen todos los templos coras en la zona, cambian la sedepolítica y religiosa a Jesús María, que es hoy la cabecera municipal”.

Esto fue “parte del proceso de borrar el pasado”, pero encontraste, con los huicholes no pasa lo mismo, “no acaban con todos lostemplos, lo tratan de hacer sistemáticamente, pero no lo logran, y por qué,porque los huicholes están en una zona más accidentada para entrar, y porquelos huicholes participaron como aliados de los españoles en la conquista de loscoras”.

- Entonces, ¿los huicholes no fueron conquistados como loscoras?

- Hay quienes dicen que fueron sobornados, no conquistados,y en parte es cierto, en el tratado con Miguel Caldera, lo que reciben los huicholesson animales para crianza, mantas, chaquiras, a cambio de proteger lasfronteras.

- Entonces cuidaron sus intereses, pero tal vez no teníanalternativa.

- Cuidaron la diplomacia, con los españoles y también conlos coras, pues siguieron siendo tributarios […] aun siguen siéndolo, llevansus ofrendas, aunque ya no es el mismo valor, ya no llevan arcos, escudos,flechas, pero lo llevan en forma de ofrendas; siguen llevando tortillas,tamales, chocolates, y sangre de animales sacrificados, es una reminiscenciadel pasado.