Se sienten presionados los conductores de transporte público

Ayer les tocó revisión a las rutas 644-B, 604 y 604-A, dentro de los operativos que realizan la Semov y la Secretaría del Trabajo.
En la ruta 644-B no se encontraron irregularidades.
En la ruta 644-B no se encontraron irregularidades. (Eduardo González)

Guadalajara

La labor que desempeñan los choferes de transporte público se ha satanizado, consideraron algunos de ellos, quienes aseguraron recibir de parte de los usuarios agresión e insultos.

“La gente nos agrede, nos arrebatan los boletos, nos avientan el dinero, ahorita una señora me agredió porque no le di la parada donde no había y me decía que por eso estábamos así en el transporte; nos tienen en mala idea y nos agreden como si nosotros fuéramos los culpables de todos los accidentes que ocurren”, detalló Carlos Velasco Díaz, chofer de la ruta 644-B.

Otros de sus compañeros coincidieron en que se sienten presionados por todo el ambiente que se ha generado a raíz de los percances que han ocurrido recientemente donde intervienen camiones y que alguna persona ha muerto.

Sin embargo, uno de ellos indicó que muchas veces el mismo usuario es quien ocasiona algunos accidentes, ya que solicitan la parada en lugares no marcados como tal y si no los bajan se molestan.

También comentaron que parte de la mala fama de su forma de conducir se debe a que los medios de comunicación se han encargado de incrementar las críticas negativas hacia los choferes de transporte público.

Ayer, la Secretaría de Movilidad y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social realizaron  un operativo para revisar las condiciones de unidades de la ruta 644-B, en la calle Ramón Corona al cruce con Ferrocarril, en el centro de Guadalajara.

En una hora se revisaron 30 unidades, a las cuales se verificó el sistema de seguridad de puertas, regulador de velocidad, llantas, además de las condiciones de trabajo de los camioneros.

Luego de la revisión, tanto las unidades como los conductores cumplieron con los estándares de vialidad.

“Está bien, al que anda bien no le perjudica en nada,  al que anda mal pues sí tiene por qué ponerse nervioso, aún así uno siempre es el malo”, señaló Alfredo Aguayo, operador de la ruta 644-B.

De igual manera, la ruta 604 y 604-A fue sometida a inspección en donde se revisa que las condiciones de las unidades sean las óptimas para brindar el servicio.

María Concepción Ramírez ha sufrido accidentes al utilizar el transporte público y aseguró que la presión con la que trabajan  los choferes hace que el servicio sea deficiente.

“A la bajada le siguió dando y me iba a tumbar con mi brazo, pero deben de tomar medidas para que no hagan eso, ellos van limitados de tiempo y por eso andan jugando carreritas, si no tuvieran el tiempo encima  no andarían tan a la carreras”.

Tioquinto Hernández González, otro usuario, cree que se ha satanizado la labor de los choferes, asegura que muchas veces los patrones son quienes obligan a que trabajen en esas condiciones.

“Los patrones los orillan a eso y muchas veces la gente es agresiva con ellos, a veces ellos les reportan fallas a los camiones y les dicen así dale pues los orillan a que anden estresados”, dijo.

Otros de los usuarios aseguran que siempre ocurren accidentes entre autos particulares, atropellan gente y nadie dice nada, por eso es que se ha satanizado mucho a los chóferes del transporte público. 

Claves

Rutas revisadas

- 644-B

- 604

- 604-A

Dato

De los 30 camiones revisados de la ruta 644-B a ninguno se le hizo observaciones, ya que cumple con lo que establece la Ley de Movilidad