Ex empleado del SIAPA niega participar de fraude de notificadores

Demostró que tuvo una carrera como empleado en el organismo, en el área de factibilidades; además fue despedido injustificadamente. 

Guadalajara

Ernesto Arreola Barragán, ex empleado del SIAPA, se deslindó de la lista publicada por este diario en la que se le señala como ex notificador externo del organismo que habría aprovechado el contubernio con responsables de tesorería y jurídico del organismo para cobrar indemnizaciones millonarias a cambio de “una tajada” para los funcionarios.

En su edición del pasado 15 de enero, con base en un listado proporcionado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, se publicó que ese acuerdo de indemnización: “se firmó el 15 de febrero de 2013 con Ernesto Arreola Barragán, quien reclamaba un salario mensual de 38,589.80 pesos, en la demanda presentada en octubre de 2012, y recibió una indemnización de 1.1 millones de pesos. Estos convenios fueron iguales que el que se pagó en 2012, por 16 millones de pesos, a favor de cuatro ex notificadores que aseguraban ganar salarios de hasta medio millón de pesos mensuales”.

No obstante, el ex empleado demostró a este diario que nunca fue notificador y que tuvo una carrera como empleado del SIAPA, en el área de factibilidades, que se remonta a más de 20 años. Como fue despedido desde el año 2012 de manera injustificada, interpuso una demanda laboral que obligó a su reinstalación. Pero los administrativos del SIAPA se negaron a recibirlo y acordaron la indemnización, que fue por el monto señalado.

“Yo tengo una larga carrera en el organismo y ha sido honorable y constante; no me dejaron en el cargo sin que se me diera una razón clara; no puedo afirmarlo de forma tajante, pero andaba tras mi cargo una sobrina del ex director del organismo de cuenca Lerma Santiago Pacífico, Raúl Antonio Iglesias Benítez, quien había trabajado en el SIAPA y era amigo cercano a los responsables del organismo entre 2010 y 2012”, dijo en entrevista con este medio.

Arreola Barragán señaló que con quienes negoció su salida fue con el entonces director jurídico, Uriel Parga Ramírez, y con Enrique Peredo Ávalos, director de relaciones laborales, quienes previamente le habían prometido la reinstalación. El pago de su indemnización se hizo en tres partes y con retrasos en el plazo acordado, y no una sola exhibición, dijo.

El despido fue el 11 de agosto de 2011. “Enrique Peredo me dijo: a partir de ahora usted ya no trabaja para el SIAPA, entrégueme su gafete y queda fuera de la institución; reclamé una explicación , y me dijo: no hay ningún motivo, aquí ya no se le quiere, son órdenes de arriba y no le puedo decir, simple y sencillamente queda fuera, que le vaya bien; usted puede demandar al SIAPA si quiere; sabemos que usted ha trabajado muy bien, pero el advierto una cosa, que si usted demanda y ordenan que lo reinstalemos, lo vamos a volver a correr, así que usted sabrá”.

Se hizo demanda y ganó la reinstalación, pero no le dieron trabajo, por lo que salió y reclamó en la Secretaría del Trabajo, lo que derivó en la indemnización de 1.1 millones de pesos. Desde entonces, Arreola Barragán carece de trabajo.