Mueren 150 reses por fuerte sequía en Mante: Sagarpa

Aunque las lluvias han comenzado, los efectos ya están sobre el hato ganadero principalmente.
El ganado fue el principal afectado,tras varios meses sin abundancia de comida y falta de agua.
El ganado fue el principal afectado,tras varios meses sin abundancia de comida y falta de agua. (Milenio Digital)

El Mante

La fuerte sequía que por ocho meses azotó a El Mante de forma permanente, causó la muerte de al menos 150 reses en comunidades del Mante, especialmente aquellas en donde no hay abasto de agua "a la mano", informó la Sagarpa en la región.

El jefe de distrito de desarrollo rural 161 de la dependencia con sede en el municipio cañero, Ramón Ruiz Zorrilla Franco, dijo que desde agosto del 2015 hasta el mes de mayo, las lluvias se alejaron de El Mante impactando toda actividad agrícola y ganadera. Sin embargo, dijo que fue precisamente la ganadería la que a últimas fechas resultó más afectada, pues el hato se quedó sin comida y sin agua, lo que provocó que comenzara a enfermar y debilitarse hasta morir; reconoció que no en todas las muertes tuvo que ver de forma directa la falta de agua, pero si influyó.

"En muchos casos eran animales con alguna debilidad, plaga de garrapatas, recién paridas o animales pequeños y si a esto le sumas que el pasto era cada vez más escaso, menos nutritivo y el agua faltaba de forma casi permanente, tenemos como resultado estas muertes". Informó que a las muertes del hato que según los reportes asciende hasta 150, habrá que sumarle más que no fueron reportadas por los productores, pero que también recibieron el daño de la poca disposición del agua y el alimento en campo abierto.

"Estamos hablando únicamente de quienes han venido y reportado, puede haber más muertes pero estas son de alguna manera las que están reportadas y dentro de los índices de muerte de ganado de cada época de estiaje y calor, esta cifra es la esperada". Zorrilla Franco, dijo que las asociaciones ganaderas están ya ofertando alimento y otros nutrientes a v bajo costo para el hato, pues a pesar de que ya ha llovido de forma generalizado, el pasto y el agua para el ganado sigue sin ser suficiente.