En una semana estarán listos sensores para autos en CdMx

Este equipo puede medir el nivel de contaminantes mediante rayos infrarrojos y ultravioleta que emiten los automóviles.
La autoridad capitalina determinará los lugares de revisión, que se realizará del mismo modo que el alcoholímetro.
La autoridad capitalina determinará los lugares de revisión, que se realizará del mismo modo que el alcoholímetro. (Especial)

México

Los sensores remotos que en una semana serán desplegados en el Valle de México para identificar a los vehículos ostensiblemente contaminantes, operarán como el alcoholímetro; aunque uno solo de estos equipos puede medir las emisiones de 7 mil unidades diarias, la Federación no llevará al corralón a ningún auto.

“Para su operación se establecerán operativos de mediciones, similares al alcoholímetro, aunque en este caso al vehículo no se le detendrá”, indicó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en una ficha informativa solicitada por MILENIO, luego de que el pasado 20 de junio, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, reprochó que la Federación no le ha explicado cómo van a funcionar sus sensores remotos.

Al respecto, el subprocurador de Inspección Industrial de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Arturo Rodríguez Abitia, explicó que la dependencia operará los sensores remotos solo como un complemento para cotejar las mediciones que se hacen en los verificentros para obtener los hologramas.

De esa manera evaluarán si cumplen con la Norma Emergente de Verificación Vehicular, y si se sospecha de actos de corrupción, se iniciará una inspección específica al centro que entregó el holograma “con brinco”.

Rodríguez Abitia subrayó que la Profepa solo utilizará los sensores en coordinación con la autoridad local o la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ya que no tiene facultades para modificar los patrones de tránsito que se requieren para su operación.

Por ello, en los próximos días el Órgano de Gobierno de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (Came), es decir, los mandatarios de las seis entidades que la conforman, así como las autoridades federales de medio ambiente, firmarán un convenio para establecer las bases de operación de los aparatos.

“Las mediciones que se tomen del sensor remoto serán complementarias, cuyo único fin es compararlas con las que se tengan en ‘la nube’, en el sistema de información que sale de los verificentros. Nosotros podremos utilizarlos para proveer información, pero no para detener vehículos; no tenemos esa facultad”, subrayó.

Rodríguez Abitia destacó que la Profepa no está obligada a usar los sensores remotos, pero si llegara a utilizarlos “lo único que podríamos obtener de ellos es está información para compararla con la de ‘la nube’ a la cual vamos a tener acceso, de acuerdo con la NOM, y en su caso identificar a los verificentros que no son congruentes con las mediciones”.

La CdMx cuenta con un sensor remoto; el Estado de México, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo y Puebla no han adquirido  aún estos equipos; en tanto, el gobierno federal puede disponer de un aparato propiedad del Instituto Mexicano del Petróleo y de los dos con que cuenta el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

En la información solicitada por MILENIO a la Semarnat, la Subsecretaría de Planeación y Política Ambiental detalló que los equipos portátiles se instalarán de manera aleatoria y la vialidad donde se implemente el operativo se confinará a un carril por donde pasarán los vehículos en circulación y se medirán los gases del escape de un vehículo a la vez.

“La velocidad del vehículo podrá ser de 10 kilómetros por hora a 80.  Al mismo tiempo se tomará una fotografía de la placa del vehículo para su identificación.  Una vez que ha sido medido, podrá continuar su viaje”, indica la dependencia.

Subraya que los lineamientos de operación del sensor los establecerá la autoridad local, conjuntamente con la Came, a través del Programa de Verificación Vehicular Obligatorio.

De esa forma será la autoridad local la que determine los lugares estratégicos para colocarlos; por razones técnicas y de seguridad, no se instalarán en vías rápidas, ni en la noche, ni en días con lluvia.

FUNCIONAMIENTO

El sensor es un equipo portátil que mide la concentración de contaminantes del escape de un auto en circulación, explicó Sergio Zirath, director de Investigación sobre la Calidad del Aire y Contaminantes Climáticos del Instituto Nacional de Ecología.

En entrevista con MILENIO, dijo que a través de un haz de luz infrarrojo dirigido a la altura del escape se miden las concentraciones de hidrocarburos, monóxido de carbono y bióxido de carbono; mientras que la medición del óxido nítrico se realiza utilizando una fuente de luz ultravioleta.

Además de identificar a los vehículos ostensiblemente contaminantes, el sensor es capaz de evaluar la operación y eficiencia general del Programa de Verificación Vehicular, y con la información generada, también es posible ubicar dónde se verificó cada vehículo evaluado, “permitiendo de esta manera valorar la operación de los verificentros”, destacó la Semarnat.