Participa con sensores de monitoreo ambiental

Son inalámbricos y se manejan dentro de una red de largo alcance, desde una cuadra a la redonda hasta 1.6 kilómetros.
La empresa Green Momentum es la organizadora del certamen.
La empresa Green Momentum es la organizadora del certamen. (Especial)

Matamoros

Víctor Alejandro Escorza también participa en el Cleantech Challenge 2015, representando a Matamoros y a Tamaulipas, donde vive hace más de un año. Nació en Pachuca y estudió en Monterrey.

Su empresa: Implementación de una red de sensores inalámbricos de bajo costo y largo alcance para poder monitorear parámetros ambientales e identificar focos rojos y controlar contaminantes desde la nube.

Afirma que el corredor industrial de Altamira, así como las empresas ubicadas en el norte y centro de Tamaulipas son sus consumidores potenciales.

"Este proyecto se preparó desde hace dos años mientras me encontraba estudiando la maestría. Hubo la oportunidad de hacer un proyecto para la comisión europea, que estaba buscando un método para lograr el control de las emisiones de CO2, y control de emisiones de contaminantes en general.

"Tuve la oportunidad de hacer la investigación y se logró esta implementación tecnológica. Yo estudio en el Tecnológico de Monterrey, campus Monterrey".

Dijo que, una vez logrado el proyecto, se enteró que había un concurso ambiental, el Cleantech Challenge, por lo que decidió integrar este proyecto al concurso para que se pudiera aplicar y se siguiera con el plan de negocios y se diera inicio a la formación de la empresa.

"Lo que nos comentaron es que había alrededor de 1 mil 500 proyectos involucrados, de los cuales solo pasaron 150. Se basaron en la forma en que estaba aplicado el proyecto, la tecnología utilizada, y la forma de ser del modelo de negocios. Esos fueron los principales criterios de evaluación.

"Consta de sensores ambientales inalámbricos, se manejan dentro de una red de largo alcance, desde una manzana a la redonda hasta 1.6 kilómetros. Se puede crear una red sensorial donde pueden ubicarse hasta 65 mil sensores, todos mandando información a un solo punto. No requiere de internet pero tiene conexión a la red, lo que hace que sean muy versátiles".

Afirmó que se puede aplicar a sistemas ambientales o a la industria, donde requieran controlar sus emisiones de dióxido de carbono o contaminación en general.

"Es una innovación a lo que se conocía como el Índice Metropolitano de Calidad del Aire (Imeca) y es de muy bajo costo. Está basado en código abierto, por lo cual los sensores son de bajo costo".