Medicina digital: nueva arma contra la tuberculosis

Un sensor comestible para monitorear el tratamiento, fue presentado en la 48 Conferencia Mundial de La Unión sobre Salud Pulmonar, en Guadalajara.
Presentación de la Terapia de Observación Inalámbrica.
Presentación de la Terapia de Observación Inalámbrica. (Cortesía)

Guadalajara

Una nueva y revolucionaria arma contra la tuberculosis se presentó este jueves en la 48 Conferencia Mundial de La Unión sobre Salud Pulmonar, que se celebra en Guadalajara: un sensor que se ingiere como una cápsula para monitorear el tratamiento de la enfermedad infecciosa más letal.

Esta herramienta, nombrada Terapia de Observación Inalámbrica (WOT por sus siglas en inglés), es más exacta para el monitoreo de la medicación que la terapia de observación directa (DOT) –que hoy día es la universalmente aceptada- y de acuerdo con Sara Browne, profesora asociada del Departamento de Medicina Clínica de la Universidad de California en San Diego, esto ayuda a mantener la adherencia al tratamiento de la tuberculosis (Tb).

La falta de apego a los esquemas de tratamiento es uno de los principales factores de la multidrogorresistencia, se recalcó.

En conferencia de prensa, la investigadora informó que la terapia WOT, ya fue aprobada por la Food and Drug Administration (FDA). Consiste en un sensor de ingestión comestible (IS), un parche portátil externo y un dispositivo móvil emparejado, que pueden detectar y registrar eventos de ingestión. Los datos se cargan a un servidor de Internet seguro, donde los trabajadores de salud pueden confirmar la ingestión de forma remota.

Entre las ventajas de WOT, Brown enumeró la capacidad de monitoreo a distancia, vía redes telefonía celular e Internet, sin requerirse de la presencia del paciente, útil para quienes viven alejados de los hospitales. Éstos tampoco tienen límite para el número de pacientes que deseen monitorear a través de este dispositivo.

“El sensor se ingiere en una cápsula apenas mayor que las cápsulas comunes”, describió, y la idea es que se combine en la misma toma con el medicamento.

Para el estudio aleatorio, se empleó Rifamato, vía coencapsulación, dentro de cápsulas de gelatina certificadas.

Sobre el costo de producción del sensor aún no se tiene un cálculo final, pero la especialista explicó que es menor el costo que la terapia DOT, la cual es invasiva, y que el costo de la no adherencia: la multidrogorresistencia.

Para el estudio fase 1 se compararon a 75 pacientes con las terapias de observación directa y de observación inalámbrica, y se encontró que el número total de dosis confirmadas de WOT fue 54 por ciento mayor que DOT. Y ninguno de los pacientes tuvo reacción adversa al sensor.

La investigadora mencionó que está por arrancar la fase 2 del estudio sobre WOT.

La 48 Conferencia Mundial de La Unión sobre Salud Pulmonar incluye 800 sesiones científicas y continúa este viernes en el centro de convenciones de Expo Guadalajara.

GPE