El seguro popular no da a afiliados ni paracetamol

Hay casos donde los pacientes tienen que comprar guantes, batas, tapa bocas y material quirúrgico, señala presidenta de albergue.
El seguro popular no está cumpliendo con los objetivos del programa
El seguro popular no está cumpliendo con los objetivos del programa (Samuel Hernández)

Tuxpan

La falta de recursos evita que exista la debida cobertura de atención a los afiliados al seguro popular, quienes se enfrentan a las carencias que viven las instituciones públicas de la Secretaría de Salud de Veracruz. A veces no hay ni paracetamol, señaló Mabel Prio Barragán, presidenta del Centro Santa Luisa de Marillac.

La integrante de ese albergue, que presta atención con comida y espacio para dormir a familias de comunidades que por necesidad internan a su enfermo en el hospital civil, detalló que mientras en otras entidades el seguro popular beneficia de manera directa a los afiliados, en Veracruz las cosas son diferentes y los pacientes deben enfrentar un panorama desalentador por las carencias que imperan.

"No existe capacidad de respuesta del Seguro Popular, por lo que los afiliados a ese esquema, en su mayoría gente humilde, deben adquirir en casos extremos los guantes, batas, tapa bocas y demás material quirúrgico en caso de que tengan que ser intervenidos porque en el hospital no les suministran esos insumos a pesar de contar con ese esquema".

Destacó que al dolor de sufrir por tener un familiar enfermo, las familias del norte de Veracruz se deben enfrentar en el hospital civil a un golpe psicológico y financiero por la falta de insumos para la atención y del propio personal médico, que en muchos casos no es el suficiente para el cuidado del paciente.

"Todo lo que se necesita para una operación debe ser entregado por el paciente porque el hospital civil no tiene ni paracetamol, el seguro popular no les atiende nada y de sus rancherías los mandan al nosocomio de Tuxpan, a donde llegan sabiendo que tienen un esquema de salud, pero se llevan los pacientes la sorpresa de que la clínica a donde llegan no tiene ni lo básico para la atención", mencionó Isis Remes de Muñoz, otra integrante vicentina de ese centro de atención a familias vulnerables.

Dejó claro que muchas de las familias del Seguro Popular son gente que no tiene dinero para solventar su problema de salud.