Vuelve seguridad a La Laguna

Con la inclusión de 200 elementos de seguridad en el estado, además de nuevas dinámicas para juzgar a secuestradores, el gobernador de Coahuila, Rubèn Moreira reconociò que la tranquilidad ha vuelto.
El gobernador asegura que no se detendrán para mantener la paz
El gobernador asegura que no se detendrán para mantener la paz. (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

A casi medio sexenio, el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, reconoció que hace tres años, en las regiones como La Laguna, la tasa de secuestro, los robos de autos con violencia y asesinatos violentos eran una historia diaria.

Sin embargo, los primeros resultados de la estrategia de seguridad han comenzado a surgir y los cuerpos de seguridad y justicia no se relajarán, a decir del mandatario.  

En entrevista, Moreira Valdez señaló que la parte medular para obtener los resultados más recientes, han sido la contratación de agentes, además del apoyo de la Federación y la reciprocidad con los municipios.

En recientes fechas, los gobiernos de Coahuila y Durango, instalaron una mesa de atención al secuestro, la cual tiene como finalidad darle seguimiento a las privaciones de libertad.

Aunado a eso, por lo menos otros 200 agentes nuevos se graduaron para adherirse a las corporaciones y se entregó equipo a las fuerzas operativas de seguridad.

"Ya no somos de los estados más violentos del país o donde haya más secuestros"

La seguridad no es un tema en el que el gobierno deba relajarse, pese a los resultados más recientes y las evaluaciones de asociaciones civiles internacionales como Alto Al Secuestro, las cueles señalan que en este aspecto, la entidad no se localiza en los primeros 20 lugares.

Moreira aseguró que la seguridad está de regreso en Torreón, misma que se refleja en la disminución de violencia y la interpretación de buenos resultados.

"Creo que vamos en un muy buen camino, no nos podemos parar, vamos a la mitad del camino y no nos podemos detener" dijo.

Para este año, a las estrategias actuales se les sumarán la construcción de un Centro de Readaptación Social y juzgados especiales para los secuestradores.