Vuelven al Cerro de la Cruz

Poco a poco, las colonias que pertenecían a un polígono de riesgo, han recuperado habitantes. Muchos han vuelto pues perciben un ambiente más seguro.
Las calles cada vez se ven más pobladas y la gente sin miedo.
Las calles cada vez se ven más pobladas y la gente sin miedo. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Las referencias de la colonia Cerro de la Cruz en el municipio de Torreón eran hechos violentos, principalmente las prolongadas balaceras.

Los residentes de algunas viviendas debieron abandonarlo todo, las familias "valientes" que no se fueron arriesgaron su integridad.

Prevalecía como en las guerras el "toque de queda", aunque ninguna autoridad lo decretara

El Polígono Poniente tiene un total de 18 mil 530 habitantes distribuidos en quince colonias entre ellas: Plan de Ayala, Maclovio Herrera, Miguel Hidalgo, Cerro de la Cruz, 20 de Noviembre, Martínez Adame, Nueva Rosita y Aquiles Serdán además de la Constancia, la Durangueña, San Joaquín, Morelos, Segunda Rinconada de la Unión y la Fe.

Irma Pérez, quien desde hace 57 años reside en una de sus calles, comenta que era una tristeza salir en los tiempos más difíciles, pues bajaban con miedo hasta la Alianza.

"Decidimos quedarnos a pesar de todo. Salíamos a comprar todo lo que necesitábamos y nos encerrábamos hasta el día siguiente si había necesidad, durábamos hasta más de dos días adentro", señala Irma.

Recuerda que a unos pasos de su casa murió un joven luego de una balacera intensa, en ese, como en todos los momentos, corrían a esconderse al baño, era la forma de protegerse.

Otra historia de este sitio es la de Dolores y su familia, ellos se fueron ante la violencia que le alcanzó a su esposo quien estuvo al borde de la muerte, tras lo que le dijeron se trataba de una confusión.

Ahora la gente no muestra en el rostro el miedo de antes, la preocupación

Hace más de diez meses regresaron a Torreón, luego de estar fuera durante sus últimos cinco años.

Su vuelta fue ante un escenario diferente: se sienten más seguros y esperan sinceramente que la violencia no se dispare como en los tiempos más difíciles que vivió la Comarca Lagunera.

Hoy, caminar por algunas de las calles de esta colonia ha borrado todos los hechos delictivos registrados, los fallecimientos y enfrentamientos.

LA BATALLA AÚN NO TERMINA

Un escenario distinto se registra en Segunda Rinconada de la Unión y La Fe, también en el sector poniente, donde todavía viven con miedo sus residentes. Mayela reconoce que es menor que el de hace dos años o tres.

"Muchos vecinos se fueron. Yo no. ¿Por qué?, esta es mi vida y mi casa, con mucho sacrificio nos hemos esforzado para tener este patrimonio mi esposo y yo. Sí hemos sido víctimas de la violencia en más de una ocasión aún vivimos sí con miedo, pero más de las autoridades", señala.

En esta colonia, con calles angostas, la gente sí tiene un semblante diferente, se desconcierta con el movimiento inusual de vehículos en las calles, pero esperan que las cosas lleguen a un punto en el que el miedo de salir a las calles de su misma colonia desaparezca por completo.