Seguimiento y apoyo a las familias, claves en el proceso de reinserción

Critican fallas de la Secretaría de Seguridad Pública y de Prevención del Delito. Falta una atención puntual para que las personas se reactiven laboralmente.
El núcleo familiar es uno de los más importantes en el proceso.
El núcleo familiar es uno de los más importantes en el proceso. (Archivo)

Monterrey

La falta de seguimiento y de apoyo a las familias son problemas claves para que no se esté logrando una reinserción social más efectiva de los internos de los penales de la entidad, indicó el diputado federal perredista, Waldo Fernández González.

Ambos aspectos, señaló, son correspondientes a las acciones que debería de realizar el Poder Ejecutivo Estatal, para evitar que se dé la reincidencia en la comisión de delitos.

El legislador federal consideró que al fallar esta parte del seguimiento por parte de la Secretaría de Seguridad Pública, de Prevención del Delito, y de la misma Secretaría de Gobierno, volverse un reo reincidente se da porque "no les queda de otra".

"Cuando salen los internos no se les está dando, por parte del Poder Ejecutivo, un seguimiento puntual para que se puedan reactivar a una vida activa laboral y a veces no les queda de otra más que delinquir", aseguró en entrevista telefónica.

Sin embargo, indicó, más problemático aún se vuelve que a la familia de los internos no se les esté brindado apoyo oficial durante el tiempo que se encuentra recluida la persona.

"El problema principal radica que cuando está la persona interna en los centros de reinserción social no se le da acompañamiento con la familia.

"Y si el interno sabe que la familia está siendo atendida y se le está dando apoyo gubernamental, que no significa dinero, sino apoyo de salud, educación, etcétera, entonces eso permite que cuando el interno salga, su familia esté encausada, y que la misma familia lo orille a conseguir un empleo", enfatizó Fernández González.

Por otra parte, afirmó que la mitad del trabajo de reinserción social se realiza dentro de los centros penitenciarios, y si la otra mitad, la que se debería de llevar a cabo fuera de los mismos no la está realizando el gobierno, la reincidencia se vuelve más común.

"El proceso de reinserción no termina cuando sale el interno de prisión, termina cuando se le da un seguimiento, respetando sus derechos humanos, esto para que se active en la sociedad, porque si no queda truncado el proceso de reinserción.

"A veces en México el problema es que el proceso de reinserción lo terminamos cuando sale la persona de la prisión y créeme que eso es solo la mitad del problema", precisó el presidente de la Bicamaral de Seguridad Nacional.