Seducción del poder no acalla a líderes: empresarios

El analista político Edgar Salinas, señala que su inclusión en cargos públicos es valiosa y rechaza que haya un interés de contratos, cuando ellos aceptan esta encomienda.
La unión de empresarios-cargo público debe traducirse en atracción de inversiones.
La unión de empresarios-cargo público debe traducirse en atracción de inversiones. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Para Edgar Salinas Uribe, analista político de Milenio, en el discurso de la nueva gobernanza de ejercer administración con eficacia y eficiencia, es improbable pensar en el desarrollo sustentable y sostenido sin el aporte que dan los empresarios.

De ahí que su inclusión en esferas de gobierno, desde puestos públicos, es y debe de seguir siendo valiosa.

Catedrático de la Universidad Iberoamericana, coordinador del Programa Social Héroes Laguna, que impulsan el Grupo Lala, el Club Santos Laguna y Grupo Multimedios, manifestó que en los últimos años, la participación de empresarios en cargos de responsabilidad gubernamental, ha sido determinante para el crecimiento sostenido de las regiones en otras partes del país, no sólo de La Laguna.

Más cuando estos orientan sus experiencias hacia el terreno de los proyectos, de las ideas y de las expectativas, a fin de que ofrezcan su mejor aporte, su experiencia y su probidad.

Además, rechazó que no necesariamente un empresario que acepta un cargo público en la administración federal, estatal o municipal, tenga que llevar por delante un interés de contratos, de empleo bien remunerado o de simple contratismo, como en ocasiones se les endosan.

Universidades inducen al servicio

Por lo que señala, que en la formación profesional de las mismas universidades de las que egresan, se les induce al servicio por la comunidad como un principio y un valor, de ahí que muchos lo aceptan bajo esa primicia.

De hecho, Salinas Uribe puntualizó que ese ha sido el éxito de la nueva forma de gobierno, que se ejerce en estados del Bajío como Guanajuato, Querétaro o incluso en Monterrey, Nuevo León, donde son empresarios los que llegan a ser alcaldes, incluso gobernadores, ofreciendo una dinámica diferente de hacer las cosas.

De convertirse en puentes que de manera constructiva saben y conocen la ruta de la promoción industrial, tanto al interior de la República como en el extranjero.

Consolidad amalgama entre empresarios y cargos públicos

También dijo que más que verlos como sectores separados, se debe consolidar esa amalgama que representa que empresarios puedan ocupar cargos públicos, en el que aporten sus conocimientos para llevar beneficios a la colectividad y que su trabajo se desempeñe en una agenda que busque la competitividad.

Es para que se traduzca en atracción de inversiones, de instalación de empresas, de generación de empleos y de bienestar a un mayor número de familias.