CADHAC afirma que subieron secuestros en zona rural

La dirigente de la asociación civil, Consuelo Morales, informó que han recibido casos de Galeana, Aramberri y Zaragoza, los cuales ocurrieron en este año y a finales de 2013.
Consuelo Morales.
Consuelo Morales. (Marilú Oviedo/Archivo)

Monterrey

Aparentemente hubo una baja en el número de secuestros o desapariciones en el área metropolitana de Monterrey durante el 2014, pero no en los municipios rurales, como Galeana, afirmó Consuelo Morales, directora de la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, AC (CADHAC).

Señaló que aunque en el organismo no se habla de secuestro, sino de desapariciones forzadas, se tienen detectados tres factores que pudieran incidir en la comisión de ese delito; éstos son: la delincuencia organizada, las mismas autoridades y la delincuencia común en un entorno de pobreza y corrupción.

“La semana pasada empezamos a ver que esa baja disminuyó en el área metropolitana, pero no así en las áreas rurales, empezamos a recibir algunos casos en Galeana.

“Lo que nos preocupa es que nos está llegando muy lenta la información, pero son casos que están sucediendo en meses recientes o fines del año pasado; lo que nos está indicando es que siguen habiendo éstos y que tenemos que poner más vigilancia”, declaró.

Además del municipio de Galeana, en Aramberri y Zaragoza se tienen reportes de que en este año y a finales de 2013 se incrementó el número de privaciones ilegales de la libertad.

Aseguró que la situación actual de Nuevo León ha cambiado a diferencia de años anteriores, cuando la gente no denunciaba por miedo que se tomaran represalias.

“Me parece que estamos en mejores condiciones en Nuevo León de las que estábamos el año pasado y el año antepasado, en donde estábamos de alguna manera, ciudadanos como autoridades, paralizadas ante la ola de violencia”, dijo.

La hermana Consuelo Morales indicó que con la creación del Grupo Especial de Acción Inmediata de la Unidad Antisecuestros de la Procuraduría General de Justicia del Estado, no habría razón para que la ciudadanía no denuncie los casos, y si no son atendidos, recurran a los medios de comunicación o CADHAC.