Disminuyen 80% los negocios ilegales con venta de alcohol

Ante la implementación del dictamen servicio de factibilidad de impacto sanitario. El Servicio de Administración Tributaria y Procuraduría Federal del Consumidor, también vigilan.
Han implementado diferentes operativos para verifi car que cumplan la ley.
Han implementado diferentes operativos para verifi car que cumplan la ley. (Archivo)

Toluca

Debido a las regulaciones en la ley el número de establecimientos clandestinos que venden bebidas alcohólicas en el Estado de México redujo 80 por ciento aproximadamente desde que fue implementado el Dictamen de Factibilidad de Impacto Sanitario, informó el representante de la Asociación de Bares y Restaurantes (ASBAR), Patricio González Suárez.

El hecho de que sea considerado un delito no contar con licencia de funcionamiento de manera forzosa para comercializar bebidas embriagantes ha ayudado a evitar la clandestinidad de quienes se dedicaban a esta actividad. La reducción ocurrió a partir de la implementación del Dictamen. Hoy en día ocurren ese tipo de actos ilegales, sobre todo, en casas particulares, en inmuebles  abandonados o cuando alguien hace una fi esta privada, ahí es difícil que las autoridades actúen por las restricciones para ingresar a un domicilio particular.

Ese tipo de acciones han sido en benefi cio de quienes operan bajo legalidad, debido a que la competencia desleal, reduce además decrece el peligro para los clientes, debido a que quienes operan sin estar bajo la norma son personas a las que no les interesa contar con medidas de protección civil, de seguridad, no son revisadas por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), por ello es que es más fácil que vendan bebidas adulteradas.

TE RECOMENDAMOS: Discute y le disparan en las piernas, en El Seminario

“Es casi nula la posibilidad de que la población encuentre un lugar que trabaje bajo la ley y que se arriesgue a vender alcohol adulterado”. Recordó que fue quitada la modalidad de barra libre, debido a que era un punto donde podían comercializar bebidas que no correspondieran a lo que el cliente pedía, hechas con alcohol metílico que provoca que se mareen más rápido, lo cual hacia más redituable el negocio del establecimiento, pero podía causar la muerte.

A ellos como empresarios las autoridades sanitarias, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Profeco les revisan que las botellas cuenten con marbete, que hayan sido compradas legalmente por lo que deben presentar su factura.

Asimismo el SAT  les revisa todas las botellas vacías que tengan, mismas que deben destruir por lo que cuentan con una bitácora para evitar que puedan utilizarlas nuevamente y rellenarlas. Recomendó a los clientes que si la bebida que regularmente piden no sabe cómo debe, la regresen y exijan que les den una que cuente con las características que conocen. Deben revisar que el marbete esté íntegro y que les sirvan en la mesa donde están.

KVS