Sanatorio Español celebra el alta de niños con cardiopatía

Edgardo López, cardiólogo coordinador del proyecto, dijo estar feliz con el resultado. Destacó la labor de los patrocinadores, sobre todo del hospital, donde realizaron las cirugías.
Las sonrisas estaban a flor de piel, desde los corazones que ya sanos, prometen una vida plena.
Las sonrisas estaban a flor de piel, desde los corazones que ya sanos, prometen una vida plena. (Cecilia Rojas)

Torreón, Coahuila

Con una comida conmemorativa, este miércoles once de enero se celebró el alta médica de los diez niños que fueron beneficiados en la Segunda Campaña de Cardiopatías Congénitas, bajo auspicio del Sanatorio Español y patrocinadores.

En esta ocasión la sede fue el Campestre de Torreón, donde los diez menores beneficiados estuvieron acompañados por sus padres y el grupo médico que les brindó atención. Los niños evidentemente mejor en su estado de salud, no dejaban de jugar.

"Antes que nada, quiero decir que me siento feliz y orgulloso de ver a los niños. La meta se cumplió gracias al apoyo de nuestro grupo de especialistas. Pudimos llevar a cabo el proyecto a término y de forma exitosa", señaló Edgardo López Mata, cardiólogo coordinador del proyecto, destacó.

"La responsabilidad fue grande, pero se logró juntar un equipo de especialistas de primer nivel", destacó.

Agregó que este Sanatorio es el único con capacidad de extrema eficiencia a un costo alto, para poder realizar las operaciones, que en el caso de los niños, es un proceso aún más complejo.

TE RECOMENDAMOS:Sanatorio Español sana 10 pequeños corazones

Los servicios, desde el guardia, intendencia, enfermeras, médicos, almacén, contraloría, fueron sistematizados. Contar con una unidad de cardio pediatría capaz de resolver problemas congénitos, es un lujo.

"Un hospital de especialidades que hace cirugía cardíaca es un buen hospital. Pero un hospital que hace corrección de cardiopatías congénitas es excelente", dijo y externó sus respetos al equipo de profesionales de la salud".

A la par, agradeció a los patrocinadores, entre ellos don Juanjo que ya falleció, quien sin dudas estaría feliz de ver a estos pequeños en tan buenas condiciones.

Por su parte, la doctora Martha Morales, subdirectora médica, destacó el valor de la confianza que se tuvo, entre el personal, por parte de los pacientes y de quienes no dudaron en aportar recursos para solventar los gastos de material que fueron requeridos. Incluso el apoyo moral, en cuanto a las oraciones que se ofrecieron para salvar a los pequeños.

"El segundo valor que quiero resaltar es el de la solidaridad, como este grupo de médicos y especialistas que nos regalaron su tiempo y su talento, los dones que Dios les ha permitido desarrollar, a una institución que dijo aquí están mis instalaciones, y de nuestro personal médico, de enfermería, de compras, intendentes. Gracias", destacó.

"Fueron muchos momentos de tensión, organización, eficacia, sacrificar algunos momentos importantes y cubrir tiempos extras para que esto se diera".

Para el año próximo, se tiene proyectado que sean más los pequeños que reciban este beneficio tan importante. Al menos 15 o veinte, pues al contar con corazones nobles, se pueden sanar los de muchos niños.

El director del Sanatorio Español, Francisco Javier Barraza, habló a nombre de todo el personal y la gente comprometida con el ideal de servicio para devolverle a la comunidad algo de lo que les otorga.

Los niños que fueron atendidos son de escasos recursos. Llegó la hora de la foto en la que posaron todos los que pudieron ir a esta presentación. Las sonrisas estaban a flor de piel, desde los corazones que ya sanos, prometen una vida plena.





LMG