Notifican a San Pedro de suspensión de obras para agencia de autos

El Juzgado Primero de Distrito en Materia Administrativa concedió el recurso al vecino afectado para que Grupo Rivero frente instalación de anclajes invasivos.
El pasado sábado ocurrió un deslave en la obra, ubicada en la avenida Humberto Lobo.
El pasado sábado ocurrió un deslave en la obra, ubicada en la avenida Humberto Lobo. (Carlos A. Rangel)

Monterrey

Tras el deslave que afectó a dos residencias, el Juzgado Primero de Distrito en Materia Administrativa notificó apenas este lunes al municipio de San Pedro sobre la suspensión de amparo concedida a un vecino afectado para que Grupo Rivero frene la instalación de anclajes invasivos en su propiedad.

En entrevista telefónica, el alcalde Ugo Ruiz Cortés informó que en este caso no actuaron con negligencia ni favoritismos hacia nadie, ya que siempre sostuvo que se trataba de un problema entre particulares y que no podían intervenir por cuenta propia.

“Hoy por la mañana fuimos notificados de la resolución que tomó el Juzgado a principios de septiembre en donde se hacía la indicación de detener los trabajos, siempre y cuando no implicara riesgos, pero apenas hoy (lunes) nos notificaron las medidas tomadas por el Juzgado.

“Ésta es una situación que no sabíamos del amparo interpuesto por la vecina y la suspensión concedida por la autoridad judicial; es una ‘rola’ que se le fue al Juzgado, hasta hoy se nos notificó, pero ya después de toda la situación que se presentó”, indicó.

El 12 de junio pasado, Rivero Linda Vista, SA de CV, obtuvo una licencia de construcción para el predio ubicado en Humberto Lobo 660, esquina con Río Rhin para edificar una agencia de autos.

Ante el inicio de los trabajos, los vecinos colindantes se inconformaron por los anclajes realizados, al considerarlos invasivos en sus propiedades, aunque el reglamento municipal obliga a asegurar los taludes, sin establecer el método constructivo para estabilizarlos.

Por un lado, Rivero promovió un amparo para  evitar que la autoridad municipal suspendiera los trabajos, mismo que le fue concedido por el juez primero de Distrito; y por el otro, el municipio concilió a ambas partes ordenando que Rivero garantizara técnicamente el respeto a sus propiedades.

Pero a pesar del acuerdo con dos de los tres vecinos afectados, uno de ellos decidió, por su abogado Alberto Sada Robles, promover dos amparos, uno para que la autoridad efectuara vigilancia en los trabajos, y otro para que no continuara la instalación de anclajes invasivos en la propiedad de la vecina. Este sábado, ante las lluvias, se informó del deslave y derrumbe del talud, luego de que nunca se concluyeron las obras para anclarlo y asegurarlo tras decisión de la autoridad judicial.

“Se pusieron las anclas y se quedó a medias y al momento de conceder el amparo, el juzgado no determinó el riesgo que podía dejar una obra inconclusa, y por no estar parte no nos notificaron sino apenas esta mañana y ya la situación sucedió la semana pasada.

“El regidor no tiene la información que yo te estoy dando”, indicó Ruiz Cortés.

 

Si alguien dijera que hubo negligencia por parte del municipio, ¿usted qué respondería?

“Evidentemente no la hubo, yo te estoy contando la historia de cómo fue, nosotros actuamos en la medida de tener la obligatoriedad de hacerlo por el reglamento que nos imponga una actuación porque una autoridad judicial nos diga cómo debiéramos actuar.

“Como te digo en esta ocasión el amparo obtenido por la desarrolladora para que nos interrumpiera en su trabajo el desarrollo y por el otro el amparo que tiene la vecina que no nos notifican hasta hoy”, señaló.

 

¿Tampoco favoritismos, como por ahí se dice?

“Es la más fácil pensar que el municipio puede estar cargando hacia el que está desarrollando. La realidad está más que evidente, hemos estado buscando ordenar el municipio y orden en los desarrollos”, señaló.