La salud del hombre más obeso del mundo mejora

Los médicos lograron controlar los niveles de azúcar, así como su presión arterial y combatir una afección pulmonar que padecía

Guadalajara

A una semana de que Juan Pedro Franco, dejó su casa en Aguascalientes para establecerse en Guadalajara, y comenzar con el tratamiento que lo llevará a perder, en aproximadamente año y medio alrededor de 400 kilos, su salud mejora paulatinamente.

Los doctores que lo atienden lograron en tan sólo siete días controlar los niveles de azúcar en su sangre, así como su presión arterial y combatir una afección pulmonar.

“Ya podemos decir que de alguna manera esta estable, se ha ido estabilizando su pulmón, su problema de enfermedad obstructiva crónica va mejorando, ya está con ejercicios en su pulmón, esta con tratamiento para su pulmón, su diabetes, llegó aquí con una diabetes bastante descompensada con glucosa por encima de 300”, comentó el cirujano bariatra José Antonio Castañeda.

El siguiente retó que enfrentará el hombre más obeso del mundo, será el de modificar sus hábitos alimenticios, para ello, a partir de la próxima semana, comenzará con un régimen de alimentación estricto, como parte de la preparación para una primera operación que lo llevará a perder aproximadamente 100 kilogramos.

“Queremos dejar algo aquí bien claro, es que a Juan Pedro tenemos que llevarlo, hablando de peso y hablando de cuestión de salud, a limites bastante aceptables para poderlo someter ya a un tratamiento definitivo que en este caso sería la cirugía de dos tiempos: en los próximos seis meses quizás lo llevemos a quirófano para hacerle una primera parte de la cirugía y en los siguientes seis meses ya la segunda parte o la cirugía definitiva para que pueda perder peso”, agregó el galeno.

La meta planteada por los doctores, es que en año y medio, Juan Pedro pese entre 80 y 90 kilogramos.

“Vamos en tiempo, esto tiene un calendario, todo lo que estamos haciendo esta agendado paso por paso y obviamente a cómo vamos ahorita, si no tenemos contratiempos, calculamos que en un año o año y medio estaremos llegando a ese peso”, expresó el especialista en la salud.

Juan, ya percibe los primeros cambios en su salud. Aunque pasa las 24 horas del día conectado a un taque se oxigeno que lo asiste para poder respirar, hoy le cuesta menos trabajo inhalar aire que hace una semana.

“El tan sólo el respirar mejor, ahora sí que los ejercicios que me dejaron para que mis pulmones ya puedo respirar un poco mejor, ya no me ahogo tanto, pues ahora sí que le estoy echando ganas a lo que venga y a lo que me indiquen”.

MC