REPORTAJE | POR REYNALDO GUTIÉRREZ

“De aquí sale para los estudios de mis hijas”

francisca orta hernández-Vende empanadas para mantener a sus cuatro hijas

A pesar de las dificultades de ser madre soltera, ella dice que no se raja.

Desde las 6 de la mañana, todos los días, prepara su jornada laboral
Desde las 6 de la mañana, todos los días, prepara su jornada laboral (Yazmín Sánchez)

Tampico

Que chille el sartén porque de aquí sale para los estudios de mis hijas”, así comenta Francisca Orta Hernández, quien se dedica a la venta de empanadas y jaibas rellenas en el acceso principal al mercado de pescados y mariscos La Puntilla.

Es madre soltera de cuatro mujeres.Todos los días se levanta a las 6 de la mañana para tener listos los ingredientes, mismos que tienen mayor demanda en esta temporada de cuaresma; comienza a instalar su puesto y sin importar las inclemencias del tiempo, Francisca acude a realizar su actividad, siendo reconocida entre quienes ahí también tienen su fuente de trabajo.

“Yo vendo empanadas de camarón, de salpicón y jaibas rellenas, esto lo hago para sacar adelante a mis hijas y yo invito a todas las mujeres para que salgan adelante solas, no se necesita a nadie, sí se puede y los invito para que vengan aquí al mercado La Puntilla, para que prueben mis empanadas”, expresa sonriente al momento en que prepara estos tradicionales alimentos.

Refiere que ella es madre soltera y desde hace seis años decidió dedicarse a esta actividad, donde ha encontrado la manera de obtener un ingreso económico que le permite sacar adelante a sus hijas, quienes también acuden a ayudarle y junto a ella luchan por salir adelante, convirtiéndose en un ejemplo de lucha y superación, por lo que se les brinda un merecido reconocimiento en el Día Internacional de la Mujer.

“Yo me levanto a las seis de la mañana para posteriormente venir aquí al mercado donde permanezco de ocho de la mañana a seis de la tarde, todos los días me pongo a vender, por ejemplo desde temprano lo que hago es despicar el pescado, preparar la masa, la harina, relleno las jaibas y todo lo que necesito para poder realizar esta actividad”, comentó.

Tiene una hija en la primaria, otra más en el nivel secundaria y también una hija que cursa los estudios de preparatoria, además de una pequeñita de apenas 2 años de edad, siendo sus principales motivaciones para luchar diariamente, a pesar de las adversidades, pues aunque no cuenta con el apoyo de una pareja, no se da por vencida y sale a efectuar sus actividades comerciales.

“Hay que salir adelante, la mayoría de las que trabajamos aquí somos madres solteras y salimos adelante solas, la verdad es que no debemos quedarnos en casa y mucho menos cuando no contamos con una pareja, nosotras hacemos el papel de padre y madre, es un gran reto, pero claro que sí se puede, mírenos aquí estamos, no nos rajamos”, señala con orgullo.

Al concluir sus actividades en el mercado de pescados y mariscos, Francisca se dirige a su casa, donde continúa con las tareas del hogar, pues destaca que en ningún momento descuida a sus hijas y trata siempre de estar al pendiente de ellas para que estudien y el día de mañana corran con una mejor suerte y puedan desempeñar una actividad diferente a la de ella.