Sin rastro del sacerdote desaparecido en Saltillo

El Obispo Raúl Vera emitió un comunicado señalando que se intenta criminalizar al padre Joaquín y acusa que hay investigaciones en que se pierde el foco y el tiempo.
En Torreón, los sacerdotes se encargan de mantener su propia seguridad.
El vicario de la parroquia de Saltillo, Coahuila, Joaquín Hernández Sifuentes. (Twitter: @diocesisaltillo)

Saltillo, Coahuila

No ha sido localizado aún el sacerdote Joaquín Hernández Sifuentes y la Diócesis de Saltillo demandó en un comunicado disciplina, ética y profesionalismo de parte de las autoridades competentes que siguen el caso.

El comunicado, firmado por el Obispo de Saltillo, Raúl Vera López, precisa que aunque personas cercanas al sacerdote comparten mensajes de que le han visto o han escuchado que ya está con su familia, "a 6 días de no saber de él, y a 3 días de habernos enterado de su desaparición, seguimos buscándolo con vida".

Un vecino asegura haber visto a algunos jóvenes llevarse el auto del sacerdote.

También señalan que una parte de los peritajes ha sido filtrada a medios de comunicación "intentando criminalizar al mismo padre Joaquín que hoy se encuentra desaparecido".

"Así mismo lamentamos que existan interrogatorios dentro de los que intimidan y amenazan a familiares, testigos y feligreses que de buena voluntad están aportando elementos a la investigación. Estas actitudes parecen ir encaminadas a disuadir a estos u otros testigos, para que ofrezcan más pistas (sic). También hemos visto que hay investigaciones en las que se pierde el tiempo y el foco".

La Diócesis señala que está colaborando con las autoridades en la búsqueda. "Vivimos con la esperanza de tenerlo pronto entre nosotros".

El sábado 7 de enero, la Diócesis, igualmente en un comunicado, reportó como desaparecido al sacerdote, quien habría iniciado su periodo vacacional el 3 de enero, que concluía precisamente el sábado.

Se dijo que dos días después de su partida, en su habitación aún permanecía la maleta de viaje con ropa y pertenencias, lo mismo que sus lentes que necesita habitualmente para leer y manejar el automóvil.

Además de que no responde su celular y un vecino asegura haber visto a algunos jóvenes llevarse el auto del sacerdote.

El padre Joaquín Hernández Sifuentes, nacido el 16 de agosto de 1974 y ordenado el 8 de octubre de 2004, ha sido vicario en la parroquia de Nuestra Señora del Buen Suceso en Castaños, el Santuario de Guadalupe y la parroquia de la Divina Providencia en Monclova.

También vicario en el Sagrado Corazón de Jesús, en la Plaza de la Madre en Saltillo, y es actualmente vicario en La Aurora.


dcr