CRÓNICA | POR SERGIO SÁNCHEZ

Triunfa en la pesca y espera ganarle al cáncer

Trabajadora de la Refinería Francisco I. Madero, Rosa Edith Morales, amante de los deportes logró capturar una Curvina de 1.210 kilogramos. 

Rosa Edith Morales
Rosa Edith Morales (Sergio Sánchez )

Ciudad Madero

Faltan ocho minutos para que termine el Torneo de Pesca Playero “Petroleros Buscando la Curvina 2016” en el que un total de 629 personas participaron en esta que fue la décima edición.

Entre la multitud está una amante de los deportes, está nerviosa e impaciente porque nadie más llegue a la báscula para registrar una captura.

Es Rosa Edith Morales, trabajadora de la Refinería Francisco I Madero, le acompañan amigos del departamento de Lanchas, quienes ya le felicitan.

Te Recomendamos: Cáncer es tercera causa de muertes en Tamaulipas 

  Y es que desde el primer día de pesca, Rosy, como le llaman sus seres queridos, logró capturar una Curvina de 1.210 kilogramos que le instaló en la primera posición de principio hasta el final.

“Ya falta menos cinco minutos y ya, estoy nerviosa, quiero llorar, quiero saltar, estoy emocionada”, afirma mientras pescadores que participaron en la competencia ya la dan como la campeona. “Felicidades Rosita, felicidades”.

Esta emoción no es tan solo por este triunfo, afirma que Dios la está llenado de bendiciones porque en su vida ha tenido triunfos importantes. Recientemente participó en los Juegos Nacionales Interpetroleros donde integró la Zona Norte campeona de este magno evento,

“me la rifé estuvo muy difícil esta competencia y luego esto (torneo de pesca), yo digo, ¿será que me vaya a morir?, es mucha satisfacción a como estoy”.

Rosa Edith también compite en una importante carrera contra el cáncer, lucha que poco a poco ha ido ganando porque su Fe es muy grande. “Ayer me sentí muy mal, quise comer y tenía náuseas, mi hermano me tuvo que bañar para reanimarme.

Yo no tengo cáncer, siempre lo he dicho, estamos pelando con ello, tengo muy buenos médicos, mucha confianza y aquí seguimos”.

Sigue saludando a sus amigos y por fin se escucha el estruendo de la pirotecnia en señal de que el torneo ha terminado, “ayayay” es la expresión de la campeona, se lleva las manos a su rostro, levanta las manos al cielo y los abrazos no tardan en llegar, todos le felicitan.

“Campeonaaaaa… ahora sí ya está declarado”, le dicen. A unos pasos de llegar al podio de premiación Rosy sigue emocionada “cierro el año con este triunfo, no me lo esperaba la verdad, fue una Curvina muy pequeñita pero la saqué con todo mi corazón, mis compañeros saben por lo que he pasado, estoy a punto de llorar. Mi lema siempre que vengo a pescar es en nombre sea de Dios y Dios estuvo conmigo en este tiempo”.

Empiezan a nombrar uno a uno a los ganadores del torneo ante la presencia del secretario general de la Sección Uno del Sindicato Petrolero, Humberto Oliva. La ovación es más grande porque se escucha el nombre de la gran campeona, de la primera dama en ganar este tradicional torneo, el más grande de Tamaulipas.

Rosa Edith recibe el premio, sigue emocionada, no deja de sonreír, en sus ojos hay lágrimas, sentimientos encontrados.

Con su pulgar de la mano derecha en todo alto expresa que toda lucha y toda entrega vale la pena hacerla, más cuando se tiene una meta, un objetivo, ese al que seguramente llegará para seguir pescando en el ancho mar de la vida.

Te Recomendamos: Tampico tendra unidad de cáncer de mama 



IMRJ