Arzobispo: preocupa a jóvenes educación y empleo

Rogelio Cabrera López se ha reunido con más de 8 mil jóvenes de diferentes grupos parroquiales e iglesias en diferentes partes de la localidad, y en estos dos temas coinciden los católicos.
Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey.
"Siempre pido a los párrocos que dispongan un tiempo para charlas con los jóvenes", insiste el prelado. (Foto:Archivo)

Monterrey

La calidad de la educación y posibilidades de empleo son las mayores preocupaciones de los jóvenes de Nuevo León, a decir del arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López.

Basado en su experiencia al convivir con los jóvenes regiomontanos, instado por direcciones del Papa Francisco, el arzobispo insistió en que a los jóvenes les preocupan estos dos temas y esperan que las autoridades den solución a las problemáticas, aseguró en rueda de prensa dominical.

Se ha reunido con más de 8 mil jóvenes en las pasadas semanas, de diferentes grupos parroquiales e iglesias en diferentes partes de la localidad, informó Cabrera López. Y en estos dos temas coinciden los jóvenes católicos.

"En las visitas pastorales que realizo cada semana a diferentes parroquias, siempre pido a los párrocos que dispongan un tiempo para charlas con los jóvenes y es donde ellos exponen alegrías así como los retos que tienen para enfrentarse y salir adelante. Como siempre, hay dos cosas que más les preocupan: su educación y su empleo.

"Ahí están los dos retos sociales, que haya escuela para todos y también que haya empleo cuando lo necesitan. Considero que es necesario poner más atención a la voz de los jóvenes, ellos tienen la fuerza, motivación para compartir sus dones pero necesitan sentir el apoyo de las instituciones, de nuestros gobiernos", advirtió el prelado.

Recalcó que esta situación va a la par con las demandas de los maestros, quienes reconocen que la calidad de la educación en México no está a la par con los estándares internacionales. Y por lo tanto, debe ser un tema en el que las autoridades trabajen de ahora en adelante.

Ante las recientes marchas, Cabrera López recordó que la iglesia apoya las manifestaciones sociales siempre y cuando no afecten a otros ciudadanos. E insistió en que se escuchen las demandas del magisterio.

"México está clasificado entre los países que tienen menos calidad educativa, es un deber de todos, de las familias, de los papás, de las autoridades y esperemos que lo maestros, que ahora que han resuelto el problema salarial, esperemos a largo plazo, puedan concentrarse en lo que es su tarea, enseñar a los niños y a los jóvenes", insistió.