En riesgo de infarto 5% de la población

Cada año la Unidad de Hemodinámica del IMSS Jalisco realiza tres mil cateterismos cardiaco en promedio.
Sr. Vicente tiene 38 años con un marcapasos
Sr. Vicente tiene 38 años con un marcapasos (Maricarmen Rello)

Guadalajara

El 5 por ciento de la población está en riesgo de sufrir infartos, pues a pesar de ser aparentemente sanos, presentan algunas condiciones que generan la enfermedad obstructiva del corazón, señaló el titular de la Unidad DE Hemodinámica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Juan José García Pinto.

El especialista comentó que esta enfermedad incluye la aparición de grasa al interior de las arterias, un detonante que finalmente lleva a la persona a sufrir un infarto, es decir, la falta de riego sanguíneo suficiente en el corazón y la muerte del tejido cardiaco afectado.

“De la población en general el 5 por ciento tiene la enfermedad cardiaca sin darse cuenta, la población sana supuestamente, mientras que el diabético triplica esa posibilidad, es decir, tienen tres veces más riesgo de estar enfermo”, indicó el especialista.

García Pinto señaló que en el servicio a su cargo se atiende un promedio anual de 6 mil pacientes de los cuales 3 mil presentan enfermedad obstructiva cardiaca y ameritan la realización de un cateterismo cardiaco, un procedimiento que consiste en colocar un catéter especial para abrir la arteria obstruida y colocar una prótesis llamada stent que permite recuperar la circulación sanguínea.

El médico agregó que la gran mayoría de la población no lleva un estilo de vida saludable que permita prevenir infartos; sólo entre sus pacientes apenas el dos por ciento realizaba ejercicio, citó. Por otra parte, la mala alimentación y la falta de control en los niveles de azúcar y presión arterial aumentan hasta en 30 por ciento el riesgo de infarto cardiaco.

En conferencia de prensa, se presentó el caso de don Vicente, un paciente con enfermedad cardiaca quien vive desde hace 38 años gracias a un marcapasos. Su situación obedece a una enfermedad congénita. Sin embargo, es un ejemplo de un paciente que debe mantener cuidados para llevar una vida normal a pesar de llevar una prótesis.

Los marcapasos se deben cambiar periódicamente; la última intervención de don Vicente fue el 23 de diciembre pasado y aconsejó a lo jóvenes que para divertirse “no se necesitan los excesos para ser alegres… se es más feliz llevando una vida sana”.