En riesgo la corona de Jalisco

Nuevo León, sede de la Olimpiada Nacional, pondrá las cosas muy difíciles al estado este año.
Los 15 años de hegemonía de la selección jalisciense estarán a prueba.
Los 15 años de hegemonía de la selección jalisciense estarán a prueba. (Cortesía Conade)

Guadalajara

Aunque durante quince años Jalisco ha mantenido la supremacía en el deporte amateur, al adjudicarse el título de la Olimpiada Nacional de manera consecutiva, este 2015 será un año diferente y complicado para que el Estado pueda ratificar el campeonato en esta justa, que tendrá su sede en Nuevo León, la entidad que por más de una década ha sido su principal rival en dicho evento.

Desde el inicio de la Olimpiada Nacional, en 1996, Jalisco buscó el liderato general tanto en puntos como por medallas y no fue sino hasta el 2000 cuando lo consiguió, al ser anfitrión de este certamen que organiza la Comisión Nacional del Deporte (Conade); por lo que desde entonces no ha dejado de refrendar cada año el primer lugar, por encima de Nuevo León que, a su vez, ha luchado por desbancar de su reinado a la delegación jalisciense.

Ya en 2008 Nuevo León estuvo cerca de lograrlo, cuando fue sede conjunta de la Olimpiada Nacional, pero al no conseguirlo, este año se presenta de nuevo la oportunidad, ya que del 24 de abril al 5 de junio será el anfitrión de dicha competencia y, al estar en casa, tendrá mayores posibilidades de terminar con la hegemonía jalisciense.

Así lo ha reconocido el propio director general del Code, André Marx Miranda, quien admite que  en esta ocasión las condiciones para Jalisco son adversas, ante un Estado que ha sido segundo lugar los últimos 15 años y que ha invertido mucho en infraestructura y programas deportivos.

“Nuevo León ha trabajado muy bien y ha hecho un trabajo para ganarnos todos los años. Éste es su último año de gobierno.

“Hoy seguramente le están apostando mucho para ganar la Olimpiada y hablar muy bien de su gobierno; pero nosotros estamos haciendo nuestro trabajo, concentrando nuestras fuerzas en aquellos deportistas y en aquellos deportes en donde creemos que se puede dar el resultado”, apunta.

Y el primer paso para alcanzar la décimo sexta corona, según Marx Miranda, será alcanzar óptimos resultados en la fase regional. “Tenemos que salir muy bien de la etapa de clasificación y llegar con una selección Jalisco entera, sin bajas de alguna de nuestras figuras y con todas nuestras posibilidades, porque este año la competencia será muy fuerte, muy cerrada”, admite.

Jalisco es favorito

Incluso, el titular del Code aclara que aún cuando los seleccionados jaliscienses son los campeones defensores y favoritos naturales, Nuevo León  tiene una presión extra por ganar, a la que normalmente han tenido en años anteriores, por lo cual, “va a ser una olimpiada muy interesante, llena de emociones y altibajos, porque habrá momentos en que ellos estén arriba y nosotros igual, durante más de un mes que dura la olimpiada y todo se va a definir en los últimos días”.

André Marx explicó que la última etapa de competencia de la Olimpiada son dos deportes importantes en el medallero, como el karate y el canotaje, que este último Nuevo León tiene muchos años trabajándolo y ha sido su deporte estrella, “pero hemos cortado camino en este deporte, el equipo de Jalisco ha trabajado muy bien, los resultados han ido avanzando y ese deporte es el que va a definir la Olimpiada al final, yo espero llegar con una ligera ventaja cuando inicie el canotaje y hacer nuestra competencia”.

Pero no descarta alguna sorpresa, sabe que siempre se ha corrido el riesgo de perder y ahora es más grande, por lo que se vislumbra una pelea muy cerrada, ante la presión de ambos Estados de ganar.

“Siempre he sido muy respetuoso de mis contrarios, todo puede suceder y yo no digo tajantemente que vamos a ganar y que vamos a ir allá nomás a coronarnos, porque también ellos tienen su apuesta en que pueden salir triunfadores y es una competencia muy complicada donde se te puede caer el resultado, por eso hay que hacer nuestro trabajo”, insiste.

Y en esta labor están involucrados no solo atletas y directivos, sino entrenadores y padres de familia. “Hay un compromiso muy fuerte de todos nosotros, la gente está muy entusiasmada en competir aunque sabemos que el ambiente no será favorable para nosotros, siempre va a ser en contra y necesitamos prepararnos para eso, pero estamos con todas las posibilidades para salir avante y que Jalisco mantenga su liderazgo en este evento, que sigamos siendo campeones”, afirma.

Pero aclara que Jalisco no está obligado a ganar: “Más que obligación es un compromiso, una responsabilidad que asumimos todos, nadie está obligado a ganar, esto es deporte, en algún momento tendrá que pasar y espero que no me pase a mí, pero hay que estar preparados y conscientes de lo que está sucediendo y competir con un gran compromiso y responsabilidad”, concluyó.