Ofician misa a migrantes que murieron por un sueño americano

La Casa del Migrante Nazareth de Nuevo Laredo colocó un altar en memoria de las personas que intentaron cruzar Estados Unidos.
En Nuevo Laredo recuerdan a migrantes con una misa.
En Nuevo Laredo recuerdan a migrantes con una misa. (Ricardo Hernández)

Nuevo Laredo

Para conmemorar el "Día de Muertos" la Casa del Migrante Nazareth de Nuevo Laredo, llevó a cabo una misa y colocaron un altar en memoria de las personas que han perdido la vida en su intento por cruzar la frontera de Estados Unidos.

En esta ocasión la misa fue oficiada por el obispo de la ciudad fronteriza, Enrique Sánchez Martínez, quien fue acompañado por el padre Giovanni Bizzotto y más de 30 migrantes procedentes principalmente de Centroamérica.

Te recomendamos: Piden un defensor público para migrante

El obispo destacó la necesidad de reconocer que por su situación vulnerable los migrantes son presa fácil de la inseguridad que prevalece en varios estados de México, además de ser discriminados, por lo que es importante que las autoridades de los tres niveles de gobierno busquen programas para evitar ese tipo de abusos a los migrantes.

"Ahora nos dirigimos a todos aquellos migrantes que han fallecido, muchos de ellos anónimos, sin identificar; Nuevo Laredo, se caracteriza por ser una ciudad que recibe muchos migrantes, por ello debemos de orar para que lleguen con bien a su destino y ayudar, dar algo de lo que Dios nos da a nuestros hermanos migrantes, por eso estamos aquí para orar por ellos, por los que se nos adelantaron en el camino en su búsqueda del sueño o un mejor bienestar", mencionó.

Tan solo en lo que va del año se han registrado en la Casa del Migrante Nazareth de Nuevo Laredo, más de siete mil migrantes; el 60 por ciento son de origen mexicano de estados como Oaxaca, Chiapas, San Luis Potosí, Durango, Veracruz y Tamaulipas, el resto son extranjeros procedentes de países como Honduras, El Salvador, Nicaragua, los de mayor porcentaje.

Los migrantes que son apoyados pueden quedarse en la casa por tres noches y cuatro días, donde se les da ropa limpia, comida tres veces al día, pueden ducharse y descansar, así como realizar llamadas telefónicas a sus familiares para continuar con su camino.

Te recomendamos:Rescatan a 122 migrantes en Tamaulipas

ELGH