Hay rezago en el nuevo edificio de la Delegación Regional de Justicia de PV

Se estaban llevando a cabo todos los preparativos para que a partir del 15 de enero del naciente 2015 iniciaran los juicios orales.

Puerto Vallarta

A más de dos años de ser colocada la primera piedra del edificio que albergará a la Delegación Regional de Justicia en Puerto Vallarta, faltan al menos dos meses para ser concluido, por lo cual no podrán arrancar dentro de nueve días en esa sede los juicios orales que contempla el nuevo Sistema de Justicia.

El pasado 15 de diciembre, Jorge Eduardo Antón, agente del Ministerio Público a cargo de la subdirección regional en la Costa Norte, explicó que se estaban llevando a cabo todos los preparativos para que a partir del 15 de enero del naciente 2015 iniciaran los juicios orales en Puerto Vallarta, con el nuevo sistema y los nuevos protocolos de servicio, tal y como lo establece la Ley Nacional de Seguridad Pública.

Sin embargo, dijo que para ello se requería la apertura de la nueva sede de la Fiscalía Regional, ya que se tiene la responsabilidad de despresurizar el sistema judicial e incluso tratar de proveerle a toda la ciudadanía, mejores satisfactores y una administración adecuada de justicia.

Apuntó que el gobierno del estado y el poder judicial se encargan de la logística y determinarán cuántas salas se dispondrán en el municipio y la capacidad de cada salón para los juicios orales.

Sin embargo, la obra que inició el 2 de diciembre de 2013 aún no ha sido concluida y de acuerdo a trabajadores que se desempeñan en la misma, todavía llevará un par de meses al menos.

La construcción, que puso en marcha el gobernador Aristóteles Sandoval, se realiza en un predio de 5 mil 156 metros cuadrados en la avenida Parque Las Palmas, muy cerca de la Central Camionera, al norte de la ciudad, y de acuerdo a la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública beneficiará a más de 255 mil habitantes de la región.

La obra negra fue concluida y unos 30 trabajadores de diferentes empresas actualmente se desempeñan en lo que se denomina “obra gris”, es decir, nivel intermedio que antecede a los acabados.

Según el proyecto original, el edificio albergará en su interior un sótano con cuarto hidráulico y una bodega, así como dos pisos con oficinas donde trabajarán 60 empleados, entre los que se encuentra el delegado regional, los subdelegados y los coordinadores de área.

También contará con dormitorios, vestíbulo, agencia receptora, espacios para terapia lúdica, trabajo social, psicología, policía investigadora, nueve agencias del Ministerio Público, servicio forense y auscultación, celdas y gessel, archivo, comedor, terraza, baños y estacionamiento, entre otras áreas.