Sorpresiva reunión "informativa" de Siteur para vecinos inconformes

La cita fue sin formalidad y "a quemarropa", dijeron vecinos enterados, quienes señalaron que la empresa ya les ha hecho en el pasado esa clase de invitaciones.
Las obras de la Línea 3 arrancarán este jueves alrededor de las 11:30 horas, a la altura del Mercado del Mar.
Los vecinos reclaman la depreciación inmobiliaria que afectará a la zona, los daños al tejido urbano y la pérdida de áreas verdes, más allá de lo que consideran (Especial)

Guadalajara

Los vecinos de Zapopan opuestos a la construcción del tramo elevado de la Línea 3 del Tren Ligero, recibieron ayer por la noche, de forma selectiva y sin mayores detalles, la invitación de empleados del Sistema Tren Eléctrico Urbano (Siteur) para "recibir información" sobre la edificación del tramo que va desde periférico hasta calzada Federalismo, sobre las avenidas Laureles y Ávila Camacho; la cita será hoy a las once de la mañana en la plaza Presidentes, ubicada entre Jacarandas y la tienda de conveniencia Chedraui.

La cita fue sin formalidad y "a quemarropa", dijeron vecinos enterados, quienes señalaron que la empresa ya les ha hecho en el pasado esa clase de invitaciones, en busca de obtener anuencias con base en información fragmentaria que no satisface las dudas sobre la pertinencia de la infraestructura y no establece compromisos mínimos en el tema de las áreas verdes, la seguridad pública y el dinamismo económico que temen se pierda con la apertura de la ruta.

"Fue sin formalismo ni anticipación y con ganas de que nadie se presente, en horario muy inconveniente pues es horario de trabajo. Ayer casi de noche pasaron con algunas vecinas de avenida Ávila Camacho, con la señora Rosa Alejandra Ramírez Jácome, al igual que la vez pasada, por ella y poquitos vecinos nos enteramos, nos comunicamos con los que pudimos en la noche y ahorita en la mañana. La vez pasada eran empleados de Zapopan, querían que les dijéramos que estábamos de acuerdo, según ellos era informática pero no llevaban ni un plano, ni una hoja, quedó el responsable de regresar y hacer formalmente una junta después de enviarnos la información del proyecto y nunca mandó nada ni se reportó", destacó una vecina.

Los vecinos reclaman la depreciación inmobiliaria que afectará a la zona, los daños al tejido urbano y la pérdida de áreas verdes, más allá de lo que consideran "labor de maquillaje" que hacen las direcciones de parques y jardines y la propia Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), a la que señalan por no proteger el tema ambiental en la obra.