Vuelven a la vida... silvestre; liberan 48 especímenes en Sierra de Manantlán

Tigrillo, aguililla cola roja, víbora de cascabel, coatís y mapaches destacan entre los ejemplares liberados.
Posterior a la liberación, se llevará a cabo el seguimiento y monitoreo de los ejemplares en el medio silvestre
Posterior a la liberación, se llevará a cabo el seguimiento y monitoreo de los ejemplares en el medio silvestre (Cortesía)

Guadalajara

Pasaron por maltrato y condiciones de vida no apropiadas para ellos, el maltrato y un hábitat que no les correspondía amenazaba su existencia pero gracias a personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente(PROFEPA) en Jalisco, 48 ejemplares de fauna silvestre, en su mayoría de especies catalogadas en situación de riesgo regresaron al lugar que les corresponde, volvieron a su hogar.


La liberación se llevó a cabo en la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán (RBSM), sitio que cuenta con las mejores condiciones ambientales para dar grandes probabilidades de supervivencia a los ejemplares y la continuidad de los procesos biológicos del ecosistema, así como el reforzamiento de las poblaciones silvestres existentes en la región.

Dicha acción permitió poner en libertad a especies de importancia ecológica como el tigrillo (Leopardus wiedii), aguililla cola roja (Buteo jamaicencis), coatís (Nasua narica), tlacuaches (Didelphis virginiana), mapaches (Procyon lotor) y una víbora de cascabel (Crotalus basiliscus).

También se reintrodujeron a su hábitat natural reptiles como iguanas negras (Ctenosaura pectinata) y culebras chirrioneras (Coluber mentovarius), alicantes (Pituophis deppei deppei) y falso coral (Lampropeltis triangulum).

Los ejemplares de vida silvestre regresados a su hábitat natural, fueron originalmente rescatados de lugares y personas que no les brindaban las condiciones apropiadas para su desarrollo ni contaban con los documentos que permitiera probar su legal procedencia, por lo que en su momento se aseguraron precautoriamente y al término del procedimiento administrativo, se ordenó su decomiso definitivo.

Cabe señalar que estos animales han pasado por un proceso de rehabilitación en el CIVS Guadalajara, sitio donde han sido cuidados y en algunas ocasiones enseñados a cazar a sus presas, pues no tenían esta habilidad y consecuentemente no podrían sobrevivir en libertad.

Posterior a la liberación, se llevará a cabo el seguimiento y monitoreo de los ejemplares en el medio silvestre, actividad que será realizada por miembros de Comités de Vigilancia Ambiental Participativa (CVAP), que han trabajado desde hace tres años en la RBSM y que son acreditados por la Delegación Federal de la PROFEPA en Jalisco.

Dichos vigilantes comunitarios son parte de los ejidos y comunidades que están dentro del Área Natural Protegida (ANP) y que se han involucrado en las actividades de conservación y manejo de los recursos naturales, así como en dar apoyo a la PROFEPA en temas de vigilancia ambiental.

En las 139,577 hectáreas del ANP Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán, se pueden encontrar 56% de las especies de anfibios y reptiles, 64% de aves y 65% de los mamíferos que habitan en el estado de Jalisco, lo que representa una diversidad importante, derivada del buen estado de conservación de los ecosistemas en el sitio.

El trabajo lo realizaron en conjunto el Centro para la Conservación e Investigación de la Vida Silvestre (CIVS) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), a través de la Dirección Regional Occidente y Pacífico Centro y la Dirección de la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán.